La apertura de este tramo aliviará, en parte, el tráfico por la ciudad. / el adelantado
La apertura de este tramo aliviará, en parte, el tráfico por la ciudad. / el adelantado
Publicidad

Mañana se abre al tráfico el enlace de la carretera SG-20 con la autopistas AP-61 (Segovia-San Rafael) en sentido Madrid (enlace 5). La Subdelegación del Gobierno informaba hoy que ya se podrá circular a partir de las 8,30 horas. Posteriormente, sobre las 11 horas, está previsto realizar el corte del tráfico de la vía colectora de la AP-61 en sentido Segovia, y se desviará la circulación por el tronco de la SG-20 hacia el enlace del Real Sitio de San Ildefonso.

El martes 12 de marzo, por la tarde, entre las 16 y las 18 horas, la Subdelegación anuncia dos cortes de tráfico, motivados por el montaje de pórticos de señalización vertical, en sentido Ávila a Valladolid, dentro del tramo comprendido entre el enlace de Ávila y el enlace con la AP-61. Y a lo largo de este semana, está prevista también la apertura del tronco de enlace 5 bajo la autopista AP-61.

Las obras que se han llevado a cabo en esta zona han mantenido interrumpido el tráfico en la conexión directa de la SG-20 con la autopista y la N-VI, en dirección salida de Segovia. Ello obligaba a los vehículos que salían de la ciudad a buscar otras alternativas, como usar la carretera interpolígonos. Y provocaba también a muchos turistas despistes puesto que se desviaban hasta la rotonda de Perogordo, para hacer allí el giro de regreso.

Como se recordará, el Ministerio de Fomento adjudicó las obras, en noviembre de 2015, con un presupuesto estimado de unos 55 millones de euros, en dos tramos. El primero se centra en la ejecución de la obra denominada subtramo A de la variante, adjudicado a Dragados, desde el enlace con la autovía A-601, en el punto kilométrico 0,00, hasta el enlace de la carretera autonómica CL-601, en el punto kilométrico 8,4. El tramo tiene una longitud de 8,4 kilómetros y rodea a Segovia capital desde el noroeste hasta el suroeste, contando con cuatro enlaces y tres viaductos para salvar los ríos Ciguiñuela, arroyo Cerezo y Eresma. El ‘subtramo B’, que se adjudicó a Azvi, empieza en el kilómetro 8,4 y finaliza en el 15,5, comenzando en el entorno del enlace de la carretera autonómica CL-601 y acabando en el enlace de la carretera N-110, sentido Ávila.

La subdelegada del Gobierno Lirio Martín explicaba hace unos días que las previsiones iniciales de abrir este tramo a finales del pasado mes de enero se truncaron debido a las condiciones climatológicas, que obligaron a posponer los plazos para asegurar la correcta consolidación del terreno una vez finalizadas las obras.

La apertura de este tramo ayudará a recobrar una cierta normalidad en el tráfico por la ciudad, afectado por los desvíos motivados por el cierre al tráfico de este tramo. Desde el inicio de las obras, y conforme a los datos de la Policía Local, el tráfico interior por la ciudad ha aumentado un 20 por ciento, donde la Vía Roma, Calle San Gabriel y la carretera de Arévalo soportan un exponencial aumento de la circulación en las horas críticas de la mañana y la tarde.

En cuanto al desarrollo de las obras, la subdelegada expresaba su confianza en que el tramo occidental de la variante —ejecutado por la empresa Azvi— pueda estar finalizado a finales del verano, ya que el 75 por ciento de la obra está ya realizada.

El tramo oriental acumula un mayor retraso en las obras, según reconocía Lirio Martín, que aseguró que se ha realizado “menos de la mitad” del proyecto, aunque señaló que el ritmo de trabajo en este tramo —ejecutado por Dragados— se ha recuperado tras el parón surgido por la aplicación del modificado del proyecto para cumplir con la normativa para tratar los residuos de Roduelos.