Diego Ventura es la máxima figura del rejoneo en este momento. / E. A.
Publicidad

Mañana, sábado día 29, festividad de San Pedro, la Segovia taurina volverá a disfrutar de su tradicional festejo taurino que desde hace muchísimos años se convoca en esta determinada fecha. Será a las siete y cuarto de la tarde en la bicentenaria plaza de toros segoviana, donde se han producido hechos y aconteceres históricos desde aquel domingo de Pascua de 1801 cuando fue su inauguración con la actuación del famoso José-Hillo ‘Pepe-Hillo’, quién quince días después fallecía en la plaza de Madrid víctima de una irreversible cornada.

Por este coso taurino han desfilado las grandes figuras del toreo y sobre todo en la citada fecha del 29 de junio se citaban toreros de élite conformando los mejores carteles. En esta ocasión la propiedad ha cedido el inmueble al matador de toros segoviano Emilio de Frutos para que se responsabilice del anunciado festejo, y así es. La terna actuante en corrida de toros mixta cuenta con la presencia del rejoneador lusitano-sevillano Diego Ventura, sin duda la máxima figura actual del rejoneo. Su toreo a caballo despierta los sentidos de la emotividad y la admiración conjuntadas. Es un espectáculo ecuestre-taurino de la más alta calidad. Lidiará dos toros de la ganadería de Ángel Sánchez. Actuó dos tardes en el pasado San Isidro y sumó 43 corridas con corte de 109 orejas y 7 rabos la pasada temporada.

Los espadas Diego Urdiales y López Simón contienden mano a mano en la lidia de cuatro ejemplares de la ganadería de Román Sorando. Diego Urdiales lleva una temporada exitosa con siete corridas, tres en San Isidro y ahora torea de seguido, siendo las primeras corridas la presente de Segovia, Arévalo, Pamplona y Santander. Es torero de entrega, de excelente técnica y enorme solvencia. Desde sus inicios ya en su pueblo natal, Arnedo, destacaba por esas cualidades. Ganó el prestigioso Zapato de Oro arnedense.

En cuanto de López Simón, mayormente conocido por estos lares, tiene ante sí la temporada de su rehabilitación tras los problemas físicos padecidos hace poco tiempo. Es torero de exquisito buen gusto, de temple y mando en su toreo y por recordar la temporada madrileña en que salió cuatro veces por la puerta grande. Este año ha dado un nuevo avance en su potestad y retorna a los éxitos de antaño mediante su reconocida calidad torera. Toreó 19 corridas la pasada temporada con corte de 24 orejas. En el pasado San Isidro lo hizo en dos ocasiones, una en la corrida de la Prensa. En Segovia actuó el 29 de junio de 2017 en la corrida del día de San Pedro, con toros de María Loreto Charro, cortando tres orejas y saliendo en hombros.

El cartel es atractivo por diferentes razones y la variante que se produce por tratarse de festejo mixto, puede aportar mayor interés en el aficionado. La afición segoviana al rejoneo es numerosa desde los tiempos en que en Segovia iban fluyendo caballeros en plaza de prestigio y popularidad. Todo comenzó a producirse con Josechu Pérez de Mendoza, el cual alcanzó la cúspide del rejoneo con tardes de triunfo muy relevantes. Primer rejoneador que abrió la Puerta del Príncipe de Sevilla y la de Alcalá de Madrid. Los naturalizados segovianos que se hicieron especialistas en esta clase de toreo José María López Ferrera y Cándido y Lolita López-Chaves, y los segovianos Gregorio Muñoz ‘El Rubio’, César d la Fuente, Aquilino Pascual, Pablo Marazuela, Rosita Burgos, Rubén Martín, Pedro Luis Llorente, y esporádicamente López-Chaves hijo y Emilio Muñoz. Luego poco a poco fueron disipándose los figurantes hasta nuestros días.

Diego Ventura abarca los principios del rejoneo en sus facetas esenciales: el toreo a caballo y el puramente rejoneo o uso de los hierros determinados. Cuenta y mucho la pericia, los movimientos, los aires, los embroques y las dotes ecuestres con esa “posada”, “la alzada” y los pasos, trotes y galopes del equino de turno. Diego Ventura es un virtuoso y un consumado jinete y artista del rejoneo.

El vis a vis que mantendrán Urdiales y Simón promete una tarde de gran toreo, de mucha emoción y de grandes faenas consumadas. Deseamos ver salir en hombros a los tres componentes de este significado cartel.