Turistas
La maqueta de la ciudad es uno de los grandes atractivos del Centro de Recepción de Visitantes. / KAMARERO
Publicidad

El cielo está descargando agua en todas sus formas durante estos días: lluvia, granizo y nieve. Pero ni siquiera el mal tiempo ha impedido que durante este puente del 1º de Mayo Segovia haya recibido miles de turistas y es que, estando de vacaciones, es fácil ponerle al mal tiempo buena cara.

Durante el fin de semana la ocupación hotelera registró una media superior al 90 por ciento. Según los datos facilitados por la concejala de Patrimonio Histórico y Turismo, Claudia de Santos, el sábado se alcanzó el 95 por ciento y el domingo, el 87 por ciento. Y es que, afortunadamente, el tiempo agradable de las jornadas anteriores había animado las reservas.

Así, todos aquellos que ya habían planeado pasar el puente en Segovia vinieron a la ciudad sin importarles las previsiones meteorológicas. Aunque el mal tiempo sí que se está notando en el turismo de excursionistas, es decir, en aquellos visitantes que vienen de puntos cercanos a pasar el día, pues a estos sí que les echa para atrás que el día amanezca desapacible.

A pesar de este hándicap, pueden registrarse unos datos muy positivos este puente, ya que tiene un día más que el año pasado y solo durante el fin de semana los datos ya se ven al alza, explica De Santos. Por ejemplo, en el mismo periodo de 2017 se contabilizaron “508 participantes en las visitas guiadas de Turismo de Segovia en los cuatros días y este año, entre el sábado y el domingo, ya van 242”. Asimismo, añade, el Centro de Recepción de Visitantes atendió en el puente del 1º de Mayo de 2017 a unas 4.600 personas, mientras que este fin de semana ya pasaron por allí 3.500”.

Respecto a los turistas que se están desplazando hasta Segovia estos días, la concejala explica que un 70 por ciento de ellos proceden de otros puntos de la geografía nacional, mientras que el 30 por ciento restante son extranjeros. A muchos de ellos se les realiza la encuesta de satisfacción y “la gente está muy contenta”, asegura De Santos.

El único ‘pero’ lo pone la edil en la suspensión de la exhibición de cetrería, prevista para el sábado, que no pudo llevarse a cabo y no se sabe cuándo podrá volverse a programar, aunque esta es la única actividad que se ha visto afectada, ya que el resto de propuestas planeadas por Turismo de Segovia sí que se han podido llevar a cabo.

HOSTELERÍA El sector hostelero de la ciudad es el que más ha notado el mal tiempo, sobre todo aquellos establecimientos que disponen de terraza al aire libre, pues la lluvia, la nieve y el granizo han impedido su colocación, con la consiguiente pérdida de clientes para bares y restaurantes.

“El mal tiempo, la lluvia, la nieve, hacen que la gente acorte el tiempo de visita y se recoja antes, las terrazas no pueden funcionar… falta la guinda del pastel para que el puente fuera estupendo como otros años”, lamenta el presidente de la Asociación Industrial de Hosteleros Segovianos (AIHS), Cándido López.

Aún así —reconoce— ha habido mucha gente y mucho público. La ocupación hotelera ha sido alta, sobre todo el sábado. Hoy, al ser día laborable, se nota que hay un poco menos de gente, pero también hay mucho público”.
Y mañana, Día del Trabajo, “si acompaña el tiempo, será el día más fuerte del puente para los restaurantes”, añade López, aunque “en los hoteles se notará ya el retorno de la gente y el miércoles la ocupación será prácticamente nula porque solo es fiesta en Madrid”.

En cualquier caso, el puente del 1º de Mayo puede acabar con unos buenos datos para el sector turístico de Segovia si hoy el cielo da una tregua y mañana los madrileños —de fiesta también gracias a la celebración del Día de la Comunidad de Madrid— se animan a pasar la jornada en la ciudad del Acueducto.

Y una vez finalizado este puente, todos los profesionales del sector comenzarán a trabajar ya en la próxima cita, el Festival Internacional de Títeres de Segovia, que se celebra del 10 al 15 de mayo y es un buen atractivo turístico. “Titirimundi es un acontecimiento importante en Segovia y en cuanto llegue el buen tiempo ya empezaremos a trabajar con velocidad de crucero de cara a la temporada de turismo de verano”, concluye López.

La próxima gran cita: Titirimundi

Pasado el puente del 1º de Mayo, Segovia tiene previsto otro gran fin de semana para el sector turístico dentro de diez días, ese en el que la ciudad se convierte en la capital del títere gracias a la celebración de Titirimundi.

El Festival Internacional de Títeres de Segovia, que conmemora este año su XXII edición, arrancará el jueves día 10 y se alargará hasta el martes 15. Contará con una media de 63 funciones diarias hasta sumar 383 —muchas de ellas gratuitas y al aire libre— de las 483 que el Festival ha programado este año con extensiones por la provincia y por otras cinco comunidades autónomas.

Cada año, Titirimundi atrae a entre 48.000 y 50.000 personas, incluso un año se llegó a las 60.000, unos datos que ponen de relieve la magnitud del evento y lo que representa para el sector turístico y hostelero de la ciudad y, por lo tanto, para la economía.

Si el tiempo acompaña, el centro de Segovia se convierte en un verdadero hervidero y los restaurantes tienen que realizar diversos turnos de comidas y cenas para atender toda la demanda; mientras que muchos son los hoteles y hostales cuelgan días antes el cartel de ‘completo’.

La concejala de Patrimonio Histórico y Turismo reconoce que, durante Titirimundi, Segovia recibe “turistas menos dependientes de nuestro producto” (visitas guiadas, museos…), porque “son turistas que pasean la ciudad, que llenan la calle”. “Segovia se ve estupenda esos días”, asegura.

De momento, poco a poco, los títeres comienzan a llegar. El Carrusel Mágico ha sido el primero en instalarse, como es tradicional, en el Azoguejo, anunciando así que apenas quedan unos días para que Titirimundi levante el telón.

Turistas-Titirmundi
El Carrusel Mágico anuncia la cercanía de Titirimundi. / KAMARERO