Los andariegos salen desde la Ermita del Santo Crito del Mercado en la Marcha del año pasado. / M. G.
Publicidad

Decenas de segovianos han participado esta pasada madrugada en la IX Marcha Nocturna ‘Las cuatro ermitas’, que cada desde hace casi una década organiza la Asociación Cultural Deportiva de Andariegos Segovianos. Una marcha que empezó a las 2.00 horas y que ha finalizado a las 6.30 horas, con un desayuno colectivo amenizado por la música de las dulzainas y los tamboriles.
En total, 65 personas realizaron su inscripción a lo largo de la semana. Una inscripción con la que además se ayudará a financiar a distintos centros sociales de la ciudad. La marcha, no obstante, recibió acompañantes de última hora, que quisieron continuar su noche con una actividad «diferente y con muy buen ambiente», según explica el presidente de la Asociación, Francisco García Borregón.
«Este año ha habido más inscritos que otros años, porque está haciendo muy bueno y porque, pese a que hay muchas marchas y puede haber agotamiento en la gente, está es muy distinta. Además, hay muy buen ambiente entre la gente; vienen parejas, familias enteras y gente que llevaba tiempo esperando que la marcha cayese tan bien como este año. El año pasado hubo menos marchantes porque al día siguiente no era fiesta y la gente que tiene que trabajar y si terminas a las 6.30 de la mañana y luego es muy difícil. Este año ha sido todo perfecto para que sea un éxito y se disfrute más en las Fiestas», ha celebrado García Borregón.

El grupo inició su recorrido en la Ermita del Santo Cristo del Mercado, donde recargaron pilas con un café con pastas; siguió su camino en la Ermita de Nuestra Señora de los Dolores, en Hontoria; más tarde visitó la Ermita de Nuestra Señora del Soto, en Revenga; y finalizó la marcha en la Ermita de San Antonio de Juarrillos, donde les esperaba un desayuno con café, pastas y aguardiente.

«Se termina en la Ermita de San Antonio de Juarrillos porque en el origen de la marcha está la costumbre que teníamos antes de ir hacia allí cuando salíamos de las discotecas en las Ferias, porque decían que salía el sol dando vueltas. Y hemos procurado mantenerlo con una actividad simpática, en la que llegamos da tiempo de que salga el sol, que a veces da vueltas y a veces no», explica el andariego.