8_1nerea-clara-luquero
Clara Luquero, alcaldesa de Segovia, durante una comparecencia ante los medios en el Ayuntamiento. / NEREA LLORENTE
Publicidad

La semana comenzaba con el anuncio de la multinacional Indra, que preside Fernando Abril-Martorell (Segovia, 1963), de que instalará un centro de producción de software avanzado a través de su filial Minsait en el edificio CIDE del Círculo de las Artes y la Tecnología de Segovia (CAT).

Y un día después del anuncio, desde el Grupo Municipal Popular se exigieron garantías al Gobierno municipal socialista, para evitar un nuevo fiasco como el ocurrido con el Instituto de Danza Alicia Alonso, dijeron, que anunció también su llegada al CIDE pero de momento nada de nada.

Según denunció el concejal popular Darío Reques, el anuncio de la multinacional “es un nuevo ejercicio de improvisación [del equipo de Gobierno] por el hecho de que, al margen de ese interés de Indra, no conocemos ningún dato más. No sabemos ni qué duración va a tener dicho acuerdo, no sabemos cuántos metros cuadrados se van a ocupar, no sabemos quién asume los gastos y de qué manera, no sabemos los empleos directos o indirectos que se van a crear con la iniciativa; en definitiva, no conocemos ningún detalle”.

Ante estas declaraciones, la alcaldesa, Clara Luquero, aseguró que “hay detalles concretos, como el alquiler, que estarán en el plan de gestión, que se presentarán antes de que acabe el año. Y hay otras cuestiones de las que ellos hablan, como el número de personas que se van a incorporar al proyecto, que va a depender de la capacidad que tenga la ciudad para generar talentos y perfiles adecuados, lo digo muy claro. Indra va a incorporar 2.000 personas con estos perfiles el próximo año y si Segovia es capaz de generar cien personas que tengan el título de ingeniero informático o que tengan FP de segundo grado en Informática, pues cien personas que se incorporan; y si son cincuenta, pues cincuenta”. Además, añadió la alcaldesa, “siempre es un proyecto que tiene todos los visos de crecer”.

“Ellos necesitan 2.000 personas y lo dijeron el otro día, otra cosa es lo que nosotros seamos capaces de generar o de atraer desde el exterior, porque también puede haber segovianos con este perfil que estén trabajando fuera de Segovia y que les apetezca volver a la ciudad; u otras personas que están buscando un cambio profesional y que el proyecto que se les ofrece aquí les atraiga y se afinquen en la ciudad”, continuó defendiendo Luquero, por lo que, “lo importante es que el proyecto es interesante, que viene una gran firma y que su voluntad es dar empleo a los segovianos y a quienes quieran venir a la ciudad”.

Recordó, asimismo, que “Indra ya ha establecido el contacto con la Escuela de Informática del campus María Zambrano de la Universidad de Valladolid en Segovia y con el instituto María Moliner [donde hay un grado de FP de Informática]. Han presentado el proyecto y han recogido currículos, porque ellos confían en el talento local”, aunque, reconoció, también tendrán que venir otros profesionales de fuera, pertenecientes a la propia empresa, para dirigir el proyecto.

También la Agrupación Municipal Socialista apoyó la llegada de Indra, a través de su filial Minsait, a la ciudad, asegurando en un comunicado que “supone una oportunidad para atraer nuevas empresas relacionadas con la economía del conocimiento. En esta estrategia de ciudad se presentará, en las próximas semanas, un plan de gestión y de uso del CIDE, que incluirá las empresas de sectores estratégicos para Segovia que se integrarán en el edificio, potenciando el crecimiento y la generación de empleo de calidad en la ciudad”.