07-1kama_Turistas-Calle-Daoiz_KAM8668
El casco histórico registró durante el puente del Pilar un intenso flujo de turistas, sobre todo viernes y sábado. / KAMARERO
Publicidad

El último fin de semana el centro de Segovia fue tomado, literalmente, por miles de turistas procedentes tanto del resto de España como del extranjero, lo que provocó situaciones que fueron criticadas por algunos segovianos a través de las redes sociales. Por ejemplo, se hablaba de suciedad en las calles y papeleras a rebosar, lo que no da muy buena imagen de la ciudad; de atascos en las principales vías de circulación, con el casco histórico cortado al tráfico, para mayor problema; etcétera.

La alcaldesa, Clara Luquero, se refirió esta mañana a estas críticas reconociendo que “en el puente del Pilar y en bastantes otros puentes a lo largo del año, igual que algunos fines de semana, la ciudad se satura de turistas”. Pero es que, añadió, “el turismo es nuestro principal motor económico y va viento en popa”.

“Es verdad que recibimos una masiva llegada de visitantes y esto tiene una ventaja sobre la economía de la ciudad y sobre la generación de empleo, eso está claro; pero también tiene una serie de inconvenientes —reconoció la regidora— y más cuando confluyen en nuestra ciudad todos los problemas de movilidad que está ocasionando la evolución de las obras de desdoblamiento de la SG-20, con el corte de accesos, que está complicando la movilidad y nos está ocasionando en determinados puntos, también puntualmente, tráfico lento, algo a lo que los segovianos no estamos acostumbrados en absoluto”.

CLARA LUQUERO: «Tener una ciudad que vienen a visitar de los cinco continentes es un orgullo para nosotros, pero también genera inconvenientes»

“Es verdad que Policía Local optó finalmente por cortar [el sábado] el acceso al casco histórico para evitar la saturación, excepto a residentes y a las personas que iban a alojarse en los hoteles que están en el centro, pero lo hace varios fines de semana al año”, dijo Luquero, pero es que “no hay nada en este mundo que sea perfecto, todo lo que es ventajoso en un sentido presenta inconvenientes desde otro punto de vista”.

Por ello, “yo lo que quiero es pedir a los ciudadanos de Segovia paciencia. Yo misma estuve en la Calle Real y casi había que pedir permiso para pasar, pero eso significa que se está generando empleo y que muchas familias viven del turismo y por lo tanto tenemos que tener paciencia”. Además, dijo, los segovianos tienen que sentirse “orgullosos de tener una Ciudad Patrimonio de la Humanidad que vienen a visitar de los cinco continentes, eso es un orgullo para nosotros, una enorme responsabilidad, pero también genera inconvenientes”.

“Así que les pido paciencia, pero sin dejar de trabajar para que el turismo vaya mejorando y vaya creciendo, no tanto en lo cuantitativo, que hemos llegado a un nivel muy interesante ya, sino en lo cualitativo, es decir, que genere más riqueza y más empleo y que ese crecimiento no esté relacionado necesariamente con el crecimiento de personas que llegan a la ciudad, sino con el hecho de que esas personas consuman más y
sean generadoras de más riqueza, ahí está la asignatura pendiente y la clave para el futuro”, concluyó.

BALANCE DE TURISMO Respecto a los datos registrados durante el último fin de semana, la concejala de Patrimonio Histórico y Turismo, Claudia de Santos, aseguró que eran muy positivos, con un incremento de visitantes en casi todos los espacios monumentales de la ciudad, en comparación con los mismos días del año pasado, es decir, sin tener en cuenta el jueves, día festivo en 2017.

El Centro de Recepción de Visitantes atendió de viernes a domingo a casi 17.000 personas, un 46 por ciento más; y las visitas guiadas contaron con un 42 por ciento más de participantes, hasta sumar casi 800, y es que a la oferta habitual se sumaron durante el puente la teatralizada ‘Yo, Teresa’ y las del Arriero Claudio.

También aumentó el número de visitantes en el Centro Didáctico de la Judería, un 17 por ciento, hasta casi 200; y en la Casa de la Moneda, un 4 por ciento, llegando a los 270. El Alcázar fue de los monumentos más visitados, con 13.771 entradas vendidas, un 3 por ciento más que el pasado año.

En el lado contrario, bajaron un poco las visitas a la Casa-Museo de Antonio Machado (330 entradas) y al Museo de Títeres de Peralta (200), “pero no son bajadas significativas, aunque sí es curioso que cuanta más gente hay en la ciudad, más se repite el itinerario tópico de Acueducto – Catedral – Alcázar”, señaló la edil.

Aún así, insistió De Santos, el fin de semana ha sido muy bueno, “el parking de autocaravanas ha estado a tope, con más gente que nunca, los parkings estaban llenos, los trenes también venían llenos y la ocupación hotelera fue plena viernes y sábado; las terrazas han estado hasta arriba, porque el tiempo ha sido prácticamente veraniego, y se ha trabajado a tope en restaurantes y terrazas; y la sensación de los informadores es que ha sido un puente muy intenso”.

El reto en este sentido sigue siendo “generar recursos y promocionar recursos que se salgan del eje típico” y que los turistas no vayan siempre por la Calle Real, sino por la Muralla, por la calle de San Juan… también para evitar los inconvenientes que sufren los segovianos debido a la aglomeración en el casco histórico.