05-2kama_Ayuntamiento-RP-Accidente-Autobus_KAM2345
La alcaldesa, ayer acompañada del concejal de Transportes y del intendente jefe de la Policía Local. / KAMARERO
Publicidad

La alcaldesa Clara Luquero asegura que el accidente del martes pasado motivado por un autobús urbano sin control ha sido “un disgusto tremendo” porque hay que lamentar cinco personas heridas, además de la propia conductora que sufrió también algún daño cuando se percató de que el vehículo se había puesto en movimiento e intentó subir al mismo hasta en dos ocasiones, pero recalcó que “otro disgusto también es el hecho de que haya quien, desde mi punto de vista con absoluta desvergüenza, haya sido capaz de utilizar una desgracia como esta de manera partidista”.

Luquero aclaró después que se refería a las notas de prensa remitidas el miércoles por los grupos municipales de Ciudadanos y UPyD Centrados en Segovia, según la regidora “sin ningún dato, sin tener información y sin haberse puesto en contacto con la alcaldesa o con el concejal responsable, han hecho declaraciones chocantes”.

Para la principal autoridad de la ciudad “hay una forma clara de actuar desde la ética en la política y me parece que se están equivocando de camino”, al tiempo que sostiene que “los representantes de los segovianos nos debemos a ello y en una situación delicada la responsabilidad de quienes representan a los segovianos debe ser primero informarse, ponerse a disposición del Gobierno municipal por si se requería su ayuda y no utilizándolo de forma partidista”.

“Algunos ven las elecciones próximas y no les importa utilizarlo con tal de sacar rédito electoral. Allá ellos. Quien no tiene planteamientos éticos en política tampoco los tiene en la vida”, sentenció Luquero.

Ante la pregunta de una periodista local sobre si el autobús siniestrado debía no no circular con la luna rota, como hizo, según ha confirmado la alcaldesa en varias ocasiones para demostrar que no tenía un fallo mecánico, la regidora se limitó a reiterar que se utiliza el suceso de forma partidista y en provecho propio en lugar de informarse directamente en el Ayuntamiento para hablar con conocimiento de causa.

Fue precisamente la portavoz de Ciudadanos, María José García Orejana, quien calificó de “temeraria actuación” esa maniobra con el autobús averiado. Esta formación ha calificado la gestión del servicio de transporte de improvisada y acusa de falta de capacidad al equipo de Gobierno. Centrados reclama una comisión de investigación y exige la dimisión del concejal de Transportes, Ramón Muñoz-Torrero.