Lucía y Daniel, los nombres más empleados para los recién nacidos

Daniel y Lucía encabezan el listado de nombres más empleados entre los recién nacidos en Segovia, frente a Antonio y María del Carmen, que lideran la frecuencia en el conjunto del país.

A pesar de las apariencias, los nombres extravagantes no son los más habituales. Siguen siendo algunos comunes como Daniel y Lucía los que más se utilizan para los recién nacidos.

Pablo, Alejandro y David ocupan también, desde hace años, los primeros puestos en el caso de los varones. Y María, Paula, Sara y Laura encabezan igualmente la mayoría de las denominaciones femeninas.

Pero no siempre ha sido así. En el caso de las niñas, en la década de los 90 el más frecuente fue María, seguido de Laura, Marta, Cristina, Sara, Ana, Andrea e Irene. Y en los 80, David y Javier estaban por delante de Daniel para los chavales varones.

Antes de 1930, la variedad para los hombres era mucho mayor que ahora, a pesar de lo que pueda pensarse tras la llegada de nuevas nacionalidades. El santoral imperaba mucho. Y para las mujeres, María ocupaba a una gran parte de las bautizadas.

De acuerdo con los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), a mediados de siglo se imponían los nombres compuestos. El más utilizado fue María del Carmen, seguido de María Ángeles, María Jesús, María Pilar, María Isabel, María Luisa, María Rosario, Ana María, Rosa María, María Dolores. Juana y María Concepción, fueron, por este orden, los más usados en la década de los 50.

Para los varones, el más empleado fue entonces José Luis, seguido de Jesús, Miguel Ángel, Antonio, Ángel Mariano, José María, José Antonio y Francisco Javier.

El nombre delata los gustos culturales de los padres, el origen social o la afinidad religiosa. Y en algunos países revela también las modas. La costumbre de dar al niño el nombre que marcaba el santoral fue cayendo en desuso, al mismo tiempo que lo hacían los más tradicionales tipo Antonio o Josefa y proliferaban los Kevin o las Vanessas o Judith. También ha perdido enteros la tradición de nombrar a los hijos como los padres o los abuelos.

Apellidos

La principal seña de identidad de los segovianos, como el resto de los españoles, ha sido siempre el nombre. El apellido, algo más reciente, es hereditario y hasta hace poco tiempo era invariable.

En este caso continúa como líder García, que lo ostenta el 53,9 por mil de los segovianos. Le siguen Martín y Sanz.

Son menos habituales Arahuetes, que lo tienen sólo 145 personas como primer apellido. Postigo figura entre 6.060 personas en primer lugar. Vázquez lo tienen casi 150.000 españoles, y Aceves como primer apellido lo tienen 617 personas.

FuenteF.Descalzo 
Compartir