Los trabajadores de la Residencia Mixta denuncian la falta de personal

Critican la “situación de desamparo” que sufren por parte de la dirección del centro y de la Gerencia de Servicios Sociales, “que no dan contestación ni solución a los problemas”

58

El Colectivo de Auxiliares de Enfermería de la Residencia Mixta de Personas Mayores, dependiente de la Junta de Castilla y León, realizó ayer una concentración a las puertas del centro para denunciar públicamente la “situación de desamparo” en la que se encuentran, ya que, lamentan, la plantilla es muy escasa para cumplir con todas las funciones que se le exigen.

Según denunció el Comité de Empresa de Sanidad y Familia de la Junta, ni la dirección de la residencia ni la Gerencia de Servicios Sociales dan solución “a los problemas reiterados de falta de personal y medios para poder atender adecuadamente las necesidades básicas de los residentes”.

Explicó Mercedes Hernández, miembro del comité de empresa del sindicato CSI-F, que “la falta de personal es evidente, porque la plantilla no está dotada con los trabajadores suficientes para atender las necesidades de los residentes” y es que, como rezaba la pancarta reivindicativa que portaban ayer los empleados, “la planta de Enfermería existe sin dotación de personal”.

Para Hernández, la situación es muy grave ya que “se trabaja más de diez meses al año con la plantilla mínima, y si alguien coge una baja ya estamos bajo los mínimos establecidos”. Bajas que cada vez son más frecuentes, porque una cosa depende de la otra, señaló, y “cada vez hay más bajas por motivos musculoesqueléticos, porque a los residentes hay que atenderlos y si falta un trabajador otro tiene que cumplir con su parte”.

Por ello, dijo Hernández, los empleados de la Residencia Mixta “están muy desanimados y muy cansados, porque hay que hacer más trabajo, no se cumplen los descansos semanales, no se pueden coger los días de asuntos propios que les corresponden…”.

Y a ello tienen que sumar el hecho de que, por la propia estructura de la residencia, “no podemos utilizar la maquinaria, como las grúas para levantar a los pacientes, porque no entran en las habitaciones”, señaló.

Mercedes Hernández aseguró que si el centro sigue funcionando es por la profesionalidad de los trabajadores que hay en ella: “La residencia sale adelante y los residentes apenas lo notan”, pero, añadió, “son los residentes los que pagan las consecuencias”.

Y es que la falta de personal es un problema que llevan arrastrando desde hace años, pero se ha visto agravado al “cambiar la residencia de válidos a resistencia asistida y, además, al recibir ahora pacientes sociosanitarios”, explicó Fernández, debido al acuerdo alcanzado por Servicios Sociales y Sacyl, mediante el cual hay pacientes dependientes que se derivan a la residencia durante su periodo de recuperación. Es el caso, por ejemplo, de personas mayores que han sido operadas de la cadera y durante su convalecencia son atendidas en la residencia, para lo cual “tampoco se dota de más personal”.

“No se da esta situación en ninguna otra residencia de la Junta que sea mixta como la nuestra”, lamentó Hernández, por lo que los trabajadores continuarán manifestándose tanto a las puertas del centro como frente a la Gerencia de Servicios Sociales. Además, estudian llevar a cabo un acto de protesta en Valladolid.