Los municipios del entorno de Segovia han crecido un 119,6% desde 2000

La provincia ha aumentado su padrón en 18.241 habitantes en la última década, un 12,4%, el porcentaje más alto de la región.

1

Los muncipios del entorno de la capital segoviana han experimentado un fuerte crecimiento de población en la última década, sumando en conjunto 6.806 habitantes, lo que supone un aumento del 119,6%, según los datos que recoge la actualización correspondiente a este año 2010 del informe ‘La Población de Castilla y León en los inicios del siglo XXI’, realizado por el profesor de la Universidad de Salamanca José Manuel del Barrio para la Fundación Perspectivas.

En este sentido, el citado informe concluye que “aunque los municipios periurbanos tienen la vitalidad demográfica más positiva de Castilla y León; no obstante, las diferencias entre ellos son también muy relevantes en función de la provincia donde se localicen”. Así, desde el año 2000 al 2009 —siguiendo el padrón municipal publicado por el Instituto Nacional de Estadística (INE)— el crecimiento de la población ha sido sobre todo muy notable en los municipios más próximos a la capital segoviana, seguidos de los del entorno de las ciudades de Burgos (84,7% de incremento), Valladolid (80,9%), Salamanca (80,05%) y Soria (74,1%).

Además, en los municipios periurbanos de Segovia el crecimiento vegetativo (la diferencia entre nacimientos y defunciones) ha sido positivo en 1.003 personas, un 17,6%, también el porcentaje más elevado de Castilla y León. El resto de la población que han ganado en estos últimos años proceden del saldo migratorio, las personas que han fijado su residencia en estos municipios y procedían de otros distintos.

El informe de la Fundación Perspectivas introduce el concepto de Índice de Desarrollo Demográfico (IDD) con la finalidad de conocer y comparar la mayor o menor vitalidad demográfica de los territorios de Castilla y León, integrando a su vez tres índices: Índice de crecimiento de la población (que recoge la tasa de crecimiento vegetativo y la tasa de saldo migratorio neto), Índice de vitalidad demográfica (porcentaje de personas entre los 16 y los 64 años y la tasa de reemplazo de la población —relación entre tasa de juventud y tasa de vejez—) e Índice de atracción municipal (atracción endógena —capacidad para atraer a a habitantes nacidos en los municipios de la misma provincia— , exógena —de otras provincias— y porcentaje de nacidos en el extranjero).

Atendiendo a los datos de 2009 siete municipios segovianos se encuentran entre los quince de la Comunidad Autónoma con mayor Índice de Desarrollo Demográfico y seis se encuentran entorno a la capital: San Cristóbal de Segovia (3ª posición), Hontanares de Eresma (5ª), Espirdo (8ª), La Lastrilla (9ª), Encinillas (11ª) y Torrecaballeros (15ª). El otro es Grajera (14ª).

Además, entre los cincuenta municipios con los valores más altos se encuentran otros cuatro segovianos: Palazuelos de Eresma, Bernuy de Porreros, Ituero y Lama y Roda de Eresma.

La provincia ha encabezado el crecimiento dentro de la región en la última década, sumando 18.241 residentes (12,4% más que en el año 2000), a pesar de tener un crecimiento vegetativo negativo (-1,5%). En este sentido hay que destacar la llegada de 20.475 inmigrantes en estos diez años, el 14% de la población total, lo que supone más del doble de la media regional (6,15%). Aún así, Segovia está por debajo del incremento de población medio de las provincias españolas, que ha sido del 15,4%, con quince en las que se ha subido por encima del 20%.

Freno al crecimiento debido a la crisis económica.- El presidente de la Fundación Perspectivas, Francisco Ramos Antón, en la presentación del Informe de Población 2010, explica que los datos de población de 2009 en Castilla y León publicados por el INE indican que “por primera vez en lo que va de siglo podemos estar registrando pérdidas netas de población”. Ya en 2008, la Comunidad Autónoma fue la que menos creció durante 2008 y el peso demográfico de la región en el conjunto nacional ha pasado de un 6,12% en el año 2000 al 5,48% en 2009.

Según Ramos, esta tendencia “más que frenarse parece acelerarse en el escenario de la crisis económica, como consecuencia de un crecimiento basado únicamente en la llegada de la inmigración extranjera”. En este sentido, añade que la crisis está bloqueando la llegada de inmigrantes de otros países, mientra el saldo vegetativo (la diferencia entre nacimientos y defunciones) viene siendo negativo desde hace muchos años y en 2008 fue el segundo peor de España, después de Asturias. Considera también que los extranjeros, “menos arraigados que los nacidos en Castilla y León, pueden estar emigrando a comunidades vecinas. Hasta el momento hay indicios de que puede estar ocurriendo eso pero alerta sobre la posibilidad de que en el futuro se convierta en tendencia.