Los juzgados de primera instancia de la capital están «desbordados»

Nuevo órgano. Los magistrados de Segovia consideran que urge, sobre todo, la creación del que será Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 6 y, a medio plazo, indican que será necesario otro juzgado de lo Penal

El partido judicial de Segovia cuenta con cinco juzgados de primera instancia e instrucción y el último entró en funcionamiento en enero del año pasado. Sin embargo, según explica el presidente de la Audiencia Provincial, Andrés Palomo, en materia contenciosa la media de asuntos que reciben es de 500 al año, excluyendo otros asuntos civiles de jurisdicción voluntaria y Familia, así como la penal, la guardia semana y las competencias añadidas que tienen tres de ellos.

Por ese motivo, los jueces y magistrados del partido judicial reclaman la urgencia de la creación de otro juzgado de primera instancia e instrucción para la capital.

“El número de asuntos que resultan es ya excesivo porque supone una dedicación que ya difícilmente pueden atender los jueces”, explica Palomo.

En este sentido, recuerda que el Juzgado nº 3 lleva también el Registro Civil, el nº 2 es también Mercantil y el 4 tiene competencias en materia de violencia de género.

Un número muy importante de las reclamaciones de los ciudadanos a la Administración de Justicia derivan del funcionamiento de los registros civiles porque, como indica el presidente de la Audiencia segoviana “hace quince o veinte años era una tramitación relativamente sencilla, sin mayor complicación, pero hoy en día con expedientes de nacionalidad o algunos de matrimonios mixtos o entre extranjeros es más dificultosa porque se requiere documentación de otros países”.

Además, reconoce que “son situaciones que afectan muy directamente a la vida cotidiana de los ciudadanos, porque una partida de nacimiento o la situación matrimonial son necesarias para muchos trámites y no pueden dilatarse; por ejemplo para una oposición, para cobrar un subsidio, etc. Necesariamente hay que atenderlas con ukrgencia, pero ha aumentado la competencia del registro civil y el personal no difiere del de hace años”.

Por otro lado, los asuntos relacionados con la violencia de género, de los que tiene competencias el Juzgado nº 4, “son de una materia que necesita un cuidado especial y una atención priorizada, inminente”, comenta Palomo. Por esa razón, aunque cuantitativamente no sean relevantes, sin embargo el tiempo de dedicación de cada asunto “conlleva una importante carga de trabajo”, añade.

Hasta el extremo que, algunos días, “para que la magistrada titular pueda celebrar vistas civiles, es el juzgado de guardia el que tiene que atender algún supuesto de violencia de género, porque de lo contrario no le daría tiempo, lo que demuestra que la carga es imporante”.

En cuanto a la situación en el único juzgado de lo Penal de la provincia, informa de que “va incrementando poco a poco y de manera constante los asuntos y ya tiene entre un 25% y un 30% más de lo que debería ser la carga ordinaria. Si el proceso continúa, al menos a medio plazo sí es necesario contar ya con un Juzgado de lo Penal nº 2”.

La situación en los juzgados de los otros tres partidos judiciales: Cuéllar, Santa María la Real de Nieva y Sepúlveda es mejor, aunque Palomo señala que “en el de Sepúlveda ha habido problemas transitorios y se han intentado arreglar con un refuerzo de personal; lo que pasa es que la titular está de baja desde noviembre y hay un especial seguimiento por parte del Tribunal Superior de Justicia”.

Sobre el de Santa María, el presidente de la Audiencia Provincial recalca que “se vio con cierto recelo su creación porque se pensaba que no iba a tener una carga competencial suficiente para justificarlo, al margen de la conveniencia por la situación geográfica o de índole político, pero el año pasado fue prácticamente el que más tramitó de los de la provincia”.

Otra de las reclamaciones repetida desde 2007 por los representantes de la Justicia en Segovia es la creación de un equipo psicosocial para auxiliar en mayor medida la actividad de los juzgados, que se sume al ya existente y adscrito a la Forensía y que puede ser de gran ayuda, especialmente en materia de violencia de género.

En cuanto a la Audiencia Provincial, su presidente asegura que en la tramitación ordinaria los asuntos pendientes “son escasos” y se resuelven “en tiempos muy razonables”.

Sostiene también que las ratios que mantiene, con alrededor de 300 asuntos por magistrado al año (en 2007 llegaron a un millar entre los tres con los que cuenta), indica que “entre las audiencias que tienen competencia mixta, estamos en una situación inmejorable, aunque es verdad que la situación en Castilla y León no es parangonable con la del resto del estado”.

Admite, eso sí, que aunque en jurisdicción civil y penal la situación de las audiencias de la Comunidad Autónoma “es envidiable”, no lo es tanto en materia contencioso-administrativa.

personal Andrés Palomo también ha informado de que, al demorarse la implantación de la nueva oficina judicial, “no ha habido otro remedio, en este último año, que reforzar la plantilla de funcionarios en Segovia”, de manera que se han creado algunos puestos puntuales de apoyo, el último en el Juzgado de lo Mercantil (el nº 2 de Primera Instancia e Instrucción de Segovia), y también se ha pedido personal adicional en el Registro Civil, el juzgado de lo Penal y el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Sepúlveda.

Hasta hace poco el Ministerio tenía “la mano cerrada” en este sentido pero se ha flexibilizado porque no se ve inminente la puesta en marcha de la oficina judicial”, añade.

FuenteGonzalo Ayuso 
Compartir