Los detenidos se enfrentan a penas de hasta cinco años de cárcel

El Obispado aún no ha anunciado si se personará como acusación particular

3

Hasta cinco años de prisión puede imponer el juez instructor del caso del robo en el Santuario de la Fuencisla a los acusados de cometer el sacrilegio, que todavía no se ha resuelto completamente.

Así lo entiende la fiscal que se ha hecho cargo del caso, una de las dos que estaban de guardia los días en que ocurrieron los hechos.

El artículo 235 del Código Penal establece que el hurto será castigado con la pena de prisión de uno a tres años cuando se sustraigan cosas de valor artístico, histórico, cultural o científico.

Pero además, al tratarse de un robo con fuerza en las cosas, existe la posibilidad de aplicar el agravante contemplado en el artículo 241 del mismo texto legislativo, en el que indica que se impondrá la pena de prisión de dos a cinco años por tratarse de un local abierto al público.

La fiscal ha pedido ya la prisión provisional para los dos detenidos hasta el momento: J.A.A., de 39 años; y B.M.D., de 26. Para ello se ha basado en diferentes requisitos que contempla la Ley de Enjuiciamiento Criminal, y según la cual, los dos arrestados podrían fugarse de la Justicia ante la pena a la que se enfrentan, y para evitar que puedan ocultar o alterar algunas pruebas testificales y que aún se siguen analizando.

El fiscal jefe de la Audiencia de Segovia, Antonio Silva, recordó a este periódico que se podría aplicar a este caso el artículo 238.1 del Código Penal, al haberse producido el robo con escalamiento para acceder al lugar de la escultura.

Los responsables del Santuario señalaron que aunque los ladrones no forzaron la puerta de entrada al Santuario ni el acceso de la verja, sí tuvieron que escalarla aprovechando los adornos de los barrotes para superar los más de seis metros de altura que tiene esta estructura.

Así mismo, tuvieron que trepar por el retablo para acceder a la parte visible del camarín donde se encuentra la Virgen. Una de las responsables del Santuario afirmó que los autores debieron dedicar un buen rato para desenroscar las fijaciones que sujetan las coronas, aunque en otros casos uttilizaron la fuerza para arrancar la mano del Niño, pensando que el orbe que sujetaba también era de oro.

Desde el Obispado todavía no se ha anunciado si se personará en la causa como acusación particular. La denuncia del robo sólo ha sido formulada, de momento, por representantes de la Cofradía de la Virgen de la Fuencisla.

Por otro lado, hoy lunes está previsto que se reúnan los responsables del Obispado con la consejera de Cultura y Turismo de la Junta, Alicia García, para abordar temas de seguridad en materia de patrimonio religioso.