Los artesanos valoran la ubicación, las fechas y los espacios de la Feria

El presidente del Gremio Artesanal Segoviano, Jesús de la Cruz, afirma que la “sensación es buena” en cuanto a afluencia de público y ventas por parte de los expositores

La Feria Nacional de Artesanía de Segovia se ha convertido en un referente en toda España, al que profesionales de todas las comunidades quieren venir todos los años. Y ya van 36. El lunes concluyó una nueva edición, y a falta del balance definitivo, la “sensación es buena”, según palabras del presidente del Gremio Artesanal Segoviano, Jesús de la Cruz. Los artesanos valoran principalmente la ubicación de la Feria en el centro de la ciudad, en un escenario inmejorable en la avenida del Acueducto. “Es un sitio muy especial, que gusta mucho a los artesanos”, apunta De la Cruz.

También valoran las fechas en las que se celebra esta muestra, finales de abril y principios de mayo, cuando el frío ya no es tan intenso. Este año ha habido de todo, ya que los dos primeros días llovió y los siguientes acompañó el sol. Sin embargo, Jesús de la Cruz explica que la lluvia tampoco es un hándicap, ya que evita que se produzcan aglomeraciones. “Al comprador de artesanía no le gusta que haya mucha gente cuando va a comprar, porque quiere que el artesano le explique cómo se ha elaborado el producto”.

Otra de las cuestiones que los artesanos han comentado de forma positiva es la distribución de los espacios, con una nueva fórmula de cubos. “Antes —según comenta Jesús de la Cruz — los expositores estaban colocados de forma lineal, de manera que los visitantes solo veían el frontal del stand. Ahora, con esta nueva fórmula hay un pasillo de cuatro metros tanto en el frente como en los laterales, por lo que la visita puede ser giratoria”.

Artesanos del norte, sur, este y oeste, unidos a los del centro de la geografía española han exhibido y vendido sus últimas creaciones durante cinco días, en el pasado puente festivo, en el que Segovia se llenó de visitantes. Un total de 34 expositores han mostrado sus productos. En opinión del presidente del gremio segoviano, “hemos llegado a la certeza de que el número perfecto de artesanos es entre 32 y 38. Algunos años hemos tenido hasta 60, pero no era bueno, por eso la cifra de esta edición ha sido ideal”.

En cuanto a los stands que llaman más la atención al público, Jesús de la Cruz explica que el sector de la joyería es del que más representantes ha tenido la feria, con un importante nivel, así como el del vidrio, con talleres en vivo, a cargo de la maestra vidriera y vicepresidenta del colectivo, Alba Martín Casado; y el del cuero. “Son cosas muy regalables, en un día tan especial como el de la Madre”.

Este escenario de imágenes evidencia el cumplimiento de uno de los objetivos marcado por el Gremio Segoviano en la organización de la Feria de Segovia. “Traemos representación de todos los oficios porque queremos que la gente tenga cultura artesana. Nuestro deber es defender y mostrar los oficios para que se valoren”, señaló Jesús de la Cruz, remarcando las variedad de la procedencia de los expositores, de las técnicas y de los estilos, desde los más tradicionales hasta los más vanguardistas, que aglutina la muestra todos los años en Segovia, bajo el lema en esta edición ‘Hecho en España’.

Junto al componente comercial, la Feria tiene una faceta cultural, ya que “en algunos sentidos la artesanía raya con el arte y aquí hay piezas con ese componente artístico”, afirmó la alcaldesa de Segovia, Clara Luquero, el día de la inauguración de la XXXVI Feria Nacional de Artesanía.

FuenteJuana Hita  
Compartir