Los veterinarios resaltan el impacto de la tauromaquia en el medio rural

Casi 250 especialistas analizan en Segovia estos días la importancia que tienen los taurinos festejos populares y su valor cultural, turístico, social y económico

1283
José Miguel Gil Sanz, Javier López Escobar, y Luis Alberto Calvo, ayer inaugurando las jornadas veterinarias taurinas. /N.LL.
Publicidad

Los veterinarios especialistas taurinos resaltaron ayer r la importancia de los festejos populares en las pequeñas localidades donde se desarrollan, e hicieron hincapié en el papel que ejercen para el cumplimiento de la normativa en materia sanitaria y de bienestar animal.
Así lo dijo Luis Alberto Calvo, presidente de la Asociación de Veterinarios Especialistas Taurinos (AVET). Este colectivo reúne durante todo el fin de semana a casi 250 profesionales, que analizan en el Campus de Santa Cruz, sede de IE University, diversos aspectos de la tauromaquia, dentro de las XXVII Jornadas Técnicas bajo el título este año de ‘Tauromaquia Popular’.

Durante la inauguración de las jornadas, el presidente de AVET, dijo que la finalidad de estas reuniones es promocionar la cultura taurina. “Este año versa sobre la tauromaquia popular, y hemos elegido Segovia aprovechando la fuerte implantación que tienen en Castilla y León estos festejos, así como el hecho de que Cuéllar cuente con los encierros más antiguos de España”. “Hay que recordar que la tauromaquia tiene un fuerte impacto por su importancia económica y por los puestos de trabajo que crea”, añadió.

Sobre la labor de los veterinarios en los festejos taurinos, el Luis Alberto Calvo explicó que son “quienes velan por el cumplimiento de la normativa en cuanto a sanidad y salud”. “Muchas veces tenemos que estar entre dos espadas: el empresario y el ganadero, pero estamos ahí para defender al público, hacemos de notarios”. “Estamos para defender los intereses del público que asiste a los festejos y para vigilar el bienestar animal, aunque sean espectáculos taurinos”, agregó.

Añadió también que su función es “de control documental y control sanitarios”, complementando la labor que los delegados gubernativos ejercen.

En la inauguración también participó el delegado territorial de la Junta, Javier López-Escobar quien recordó que Castilla y León es la segunda comunidad de España, después de Valencia, en número de espectáculos taurinos celebrados, “de ahí su importancia social, empresarial y cultural en este territorio”.

Acompañado por José Miguel Gil, presidente del Colegio Oficial de Veterinarios de Segovia, y por Luis Alberto Calvo, el delegado territorial destacó que la tauromaquia constituye uno de los rasgos más singulares de Castilla y León, que ha pervivido a lo largo de los siglos, convirtiéndose en un hecho cultural, turístico, patrimonial, social y económico de primer orden. “A lo largo y ancho de toda la geografía de la Comunidad, se encuentran plazas de toros como testigos de la importancia que los festejos taurinos han tenido siempre en este territorio de modo que Castilla y León es la segunda comunidad de España en número de espectáculos taurinos anuales”.

En el año 2017 se celebraron en la Comunidad un total de 2.285 espectáculos y 60 clases prácticas, alcanzando un total de 2.345 festejos taurinos, lo que supone un incremento del 1,3% respecto al año anterior.

“La importancia que la tauromaquia tiene en Castilla y León tiene su reflejo en la actuación del Gobierno autonómico para protegerla, difundirla y apoyarla”, dijo López-Escobar quien recordó que la Junta declaró en 2014 la tauromaquia de Castilla y León Bien de Interés Cultural de Carácter Inmaterial; y enumeró otras acciones de apoyo y promoción como la puesta en marcha de la Mesa de la Tauromaquia como órgano especializado de participación, asesoramiento y propuesta en materia de promoción y difusión de la Fiesta de los Toros.

Sobre los profesionales que trabajan en el ámbito taurino, López-Escobar, que como delegado territorial de la Junta tiene entre otras funciones la de autorizar los espectáculos taurinos, dijo que los veterinarios “avalan la integridad del animal en los espectáculos taurinos y garantizan al público que el toro cumple ciertas condiciones para dar lugar a una lidia que responda a sus expectativas”.