Los sumilleres posan en familia junto al Acueducto. / Kamarero
Publicidad

Los sumilleres de Segovia celebraron ayer la festividad de su patrón, San Marcial Copero, en una fiesta que cumple ya once años. Este año, el homenajeado fue Jesús Miguel Fernández, ya jubilado, después de más de 40 años dedicado a la hostelería en Sepúlveda.

Desde las 17.00 horas de la tarde, los sumilleres se reunieron en el Restaurante El Cordero, ataviándose con el mandil y el catavinos tradicional. Los asistentes poco a poco fueron llegando, recibiendo con jolgorio y música a cada cual que arribaba. La dulzaina tamboril les acompañó hasta el Acueducto, para posar en la tradicional foto familiar.

En este idóneo paraje, fue homenajeado Jesús Miguel Fernández, otorgándole el mandil de honor y el collar de sumiller característico. Emocionado ante las muestras de afecto, afirmó que fue “toda una sorpresa” esta distinción y agradeció a todos sus compañeros a los que considera “una piña desde que empezaran las actividades en la asociación”.

Más tarde, a las 20.00 horas celebraron una misa en la iglesia de San Millán, para después organizar una cata popular en la Calle El Carmen, acompañada por una degustación de jamón. La celebración se cerró con la cena en la sede central de la asociación en El Cordero.
La agrupación segoviana invita a toda la ciudadanía a participar en sus actividades, como lo ha sido la festividad de San Marcial Copero.