Representantes de las juntas rectoras de las Hermandades de Donantes de Sangre de Castilla y León y de Toledo, reunidos en las instalaciones de la Casa del Sello de Paños. / KAMNARERO
Publicidad

Los habitantes de la provincia de Segovia han realizado en el último año un total de 6.448 donaciones de sangre que contribuyen a mantener la actividad de los hospitales, los equipos de urgencias y en general de los servicios sanitarios de Castilla y León que se nutren de un mismo banco de ‘oro rojo’. Un ‘banco de vida’ que funciona gracias al trabajo de los donantes, de las hermandades, las instituciones y los profesionales del Centro de Hemoterapia y Hemodonación de Castilla y León (ChemCyL), según se puso ayer de manifiesto en la jornada de apertura del XXIII Congreso Regional de la Federación de Donantes de Sangre de Castilla y León.

El congreso que se desarrolla a lo largo del fin de semana en las instalaciones de la Diputación en la Casa del Sello de Paños fue inaugurado por el director general de Innovación y Resultados en Salud, Rafael Sánchez Herrero, quien aportó los datos de donación del ejercicio 2018.
Castilla y León supera en tres puntos las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud al registrar más de 43 donaciones de sangre por cada mil habitantes y garantizar su autosuficiencia. “Hemos crecido en el número de donaciones en la región, que alcanza las 104.375 en 2018” comentó Rafael Sánchez Herrero poco antes del inicio del congreso en el que aseguró que estos logros se alcanzan gracias a “la colaboración que tenemos de todas las hermandades”.

Provincias

La provincia de Segovia, que en otros ejercicios ha abanderado los registros regionales, ha cerrado el balance de 2018 con un signo negativo que, según se puso de manifiesto en el congreso regional, no es alarmante ni desvirtúa el buen índice de captaciones que tiene. Así, Segovia y Burgos son las únicas provincias de la Comunidad que han registrado descensos de actividad, con caídas del 3 y 1,6 por ciento, respectivamente, en comparación con el balance de 2017. En el caso concreto de Segovia se han perdido unas 200 donaciones pero aún así supera en números totales a provincias con igual e incluso más población.

Según el informe de la Consejería de Sanidad, Ávila ha aportado 5.292 donaciones; el Bierzo, 3.856; Burgos, 19.988; León, 12.043; Palencia, 6.368; Salamanca, 13.912; Segovia, 6.448; Soria, 4.488; Valladolid 27.145; y Zamora, 4.835. El presidente de la Federación de Donantes de Sangre de Castilla y León, Jesús Fernando Murias Granell, no mostró preocupación por la variación producida en Segovia porque es “poco lo que ha bajado” pero sí por problema de despoblación y envejecimiento que late detrás y al que la hermandad provincial al igual que el conjunto de la región tiene que hacer frente.

Laboratorio estatal de hemoderivados

El presidente de la Federación de Donantes de Sangre de Castilla y León, Jesús Fernando Murias Granell, aboga por la creación de un centro nacional de elaboración de tratamientos con derivados de la sangre. Mirando al director general de Innovación y Resultados en Salud, Rafael Sánchez Herrero, Jesús Murias manifestó que “las administraciones sanitarias tienen la conciencia de que hay que empezar a depender menos de grandes laboratorios y a trabajar desde casa” porque tener un buen centro estatal de elaboración de tratamientos con hemoderivados para distribuirlos a las distintas comunidades “sería bueno a nivel nacional”. Asegura que este modelo funciona con éxito en otros países como Francia y sostiene que debería impulsarlo el Ministerio de Sanidad español. “Yo sé que tiene un coste inicial alto —dice Murias— pero es una inversión de futuro”.

En relación a la donación selectiva de componentes de la sangre que se está abriendo camino, Murias y Sánchez hicieron referencia a la puesta en marcha en Salamanca de un programa piloto de ‘plasmaféresis’ (extracción de plasma), que se extenderá al resto de la Comunidad.