04-01cuadro-delitos
Infracciones penales registradas en Segovia en el primer trimestre de 2018. / FUENTE: MINISTERIO DEL INTERIOR
Publicidad

Segovia registró un nuevo descenso en el número de infracciones penales contabilizados en el primer trimestre del año 2018, siguiendo la tendencia a la baja del último ejercicio, según los datos del balance de criminalidad presentado por el Ministerio del Interior. En concreto, los delitos descendieron entre enero y marzo en la capital un -1,3 por ciento, hasta quedarse en 395, frente a los 400 del mismo periodo de 2017; y en la provincia, un -10,6 por ciento, bajando del millar, hasta los 981
—fueron 1.097 en el primer trimestre del ejercicio anterior—.

Sin embargo, a pesar de la caída generalizada, sí que se incrementaron los robos con violencia e intimidación en Segovia en el primer trimestre del año. En la capital se contabilizaron cinco casos, frente a los dos del año anterior, lo que supone un aumento del 150 por ciento. Asimismo, en la provincia se duplicaron los robos violentos, pasando de tres a seis.

En este sentido, también se vieron incrementados los robos con fuerza en domicilios, establecimientos y otros: en la capital subieron un 6,7 por ciento en tasa interanual, hasta los 16 sucesos registrados —once de los cuales fueron perpetrados en casas de particulares—; y en la provincia, un 2,5 por ciento, hasta los 112 casos —95 de ellos en viviendas privadas—.

04-1kama_Policia-Nacional-Vigilancia-Turistas_KAM5198

Teniendo en cuenta el resto de los delitos, entre todas las infracciones tipificadas en el balance ministerial, destacan los descensos registrados en los delitos relacionados con el tráfico de drogas, ya que en la capital no se contabilizó ninguno y en la provincia, dos, lo que supone unos descensos del 100 por cien y del 50 por ciento respectivamente.

También es destacable la caída en el número de sustracciones de vehículos, pasando de cuatro casos en 2017 a uno este año (-75 por ciento) en la capital; y de diez a dos (-80 por ciento) en el total de la provincia.

Los delitos contra la libertad sexual también registraron un gran descenso en el primer trimestre, destacable sobre todo teniendo en cuenta que en 2017 fueron los que más se incrementaron. Según los datos del balance de criminalidad del Ministerio del Interior, entre enero y marzo hubo un delito de este tipo en la capital, igual que en el mismo periodo del año anterior; y en la provincia se contabilizaron seis, frente a los once de 2017, lo que supone una caída del -45,5 por ciento. Es reseñable que en ninguno de los casos de los que se tiene constancia hubo penetración.

Bajaron de igual modo los casos graves de lesiones y riña tumultuaria, tanto en la capital, con un descenso del -50 por ciento, ya que solo se contabilizó un caso en el primer trimestre; como en la provincia, donde la caída fue menor, del -12,5 por ciento, hasta los siete delitos de este tipo.
Por lo que respecta a los hurtos —el apoderamiento ilegítimo de algún objeto ajeno que, a diferencia del robo, es realizado sin fuerza en las cosas, ni violencia o intimidación en las personas—, aumentaron en Segovia capital un 4,7 por ciento, hasta los 134 casos registrados; pero descendieron en la provincia un -2,7 por ciento, hasta los 215 sucesos.

04-2ep

El balance de criminalidad de Segovia pone de manifiesto también que en el primer trimestre no se registró ningún secuestro ni ningún homicidio ni asesinato, aunque sí se contabiliza un caso de homicidio doloso o asesinato en grado de tentativa.

INCREMENTO NACIONAL Los descensos generalizados de Segovia capital y provincia son una excepción al balance de criminalidad de España, ya que, según los datos registrados por las Fuerzas y Cuerpo de Seguridad en los tres primeros meses de 2018, el cómputo de infracciones penales corresponde a un total de 503.671 hechos, lo que constituye un 1,6 por ciento más con respecto al mismo período del año 2017, cuya cifra ascendía a 495.627.

En relación a la tasa de criminalidad, es decir, el número de infracciones penales por mil habitantes, se sitúa en 44,1 —en Segovia es algo superior a 30—. Los valores de esta tasa muestran “una estabilización de la criminalidad a pesar del leve incremento que ha experimentado durante el año 2017 y primer trimestre de 2018”, aseguran desde el Ministerio del Interior.

EL CONCEJAL QUE SE VESTÍA DE GUARDÍA CIVIL PARA ASALTAR GASOLINERAS

Durante el primer trimestre del año se registraron y solucionaron decenas de delitos en Segovia capital y provincia, pero entre todos ellos hubo uno que destacó mediáticamente por encima de los demás debido al protagonista y a lo rocambolesco de la historia.

Tras unos robos cometidos en algunas gasolineras de la provincia, a finales de marzo fue detenido un concejal de Codorniz, Antonio H. F, de 33 años, como presunto autor de los mismos. En el pueblo, de algo más de 300 habitantes, se produjo una gran sorpresa, ya que todos conocían al edil y algunos no le creían capaz de haber cometido los robos.

Pero lo cierto es que en la madrugada del miércoles 21 de marzo, varios agentes de la Guardia Civil le detuvieron momentos después de que se hubiera producido un asalto a la gasolinera de Martín Muñoz de las Posadas (en la imagen). El autor perpetró el robo ataviado con un uniforme de la Guardia Civil, tal como se recoge en las imágenes que captaron las pantallas de seguridad de la propia gasolinera.

05-1-codorniz-concejal-detenido

Tras ser detenido e inspeccionado el vehículo en el que viajaba el arrestado, los agentes encontraron en el maletero un uniforme de la Guardia Civil, y en los asientos llevaba varios objetos que podrían haber sido utilizados para cometer el robo, como algunas mazas y martillos.
El arrestado permaneció retenido en los calabozos de la Benemérita varias horas, hasta que los agentes le acompañaron el jueves 22 de marzo por la mañana a su domicilio, donde realizaron un registro, con el secretario judicial.

La Guardia Civil empezó entonces a investigar si era el mismo autor de otros robos con violencia en viviendas y en gasolineras que se habían sucedido en la zona. Entonces se tenía constancia de denuncias en una decena de casos, tanto en la provincia de Segovia como en la próxima de Ávila. De uno de estos robos procedería el uniforme de Guardia Civil empleado en los robos, pues una de las viviendas asaltadas —en este caso también en Martín Muñoz de las Posadas— pertenece a un agente que trabaja en Valladolid, y que tenía guardados en un armario algunos uniformes antiguos, ya obsoletos.
Este caso resultó tan curioso que fue recogido por varios medios de comunicación nacionales e incluso algunos reporteros hicieron conexiones en directo desde Codorniz para los informativos, causando un gran revuelo en la localidad.

Otro de los casos que más repercusión tuvo en el primer trimestre fue el de un menor detenido por la Benemérita como presunto autor de varios delitos, uno de ellos por un robo con fuerza en el bar de las piscinas de La Lastrilla; y tres robos de bolsos por el denominado ‘procedimiento del tirón’, cometidos en las localidades de Palazuelos de Eresma y Segovia. El valor de los objetos sustraídos no era muy elevado, pero es destacable que el autor de los hechos fuera un menor de edad.