Policia-Local-pleno-Ayuntamiento
Momento en el que los policías mostraron su descontento con carteles. / E. A.
Publicidad

Decenas de policías locales irrumpieron ayer en la grada destinada al público del Salón del Plenos del Ayuntamiento para reivindicar mejoras salariales y pedir de paso la dimisión del primer teniente de alcalde y portavoz socialista, Alfonso Reguera, por unas declaraciones que hizo en rueda de prensa y que estos funcionarios públicos consideran falsas, además de indicar un menosprecio hacia su trabajo.

Pasaban unos minutos de las diez de la mañana cuando, acompañados de carteles con la leyenda ‘Respeto a la Policía Local’, ‘Equiparación salarial’ y ‘Reguera dimisión’, alrededor de medio centenar de policías quisieron mostrar a la corporación que existen, ya que dicen que se han dado cuenta de que son casi invisibles, sobre todo para el Gobierno municipal socialista.

Así lo explicaron después en los pasillos dos representantes sindicales, Ángel González, de CSIF, e Ismael Concepción, del SPPM. Este último recordó que “nuestro puesto de trabajo está ubicado en un polígono industrial, en una antigua nave de fontanería, con las condiciones que se saben. Nuestra presencia en la Casa Consistorial, que es la casa de todos, y por descontado la nuestra como empleados públicos del Ayuntamiento, es porque queremos reflejar que existimos, porque algunas veces nos da la sensación de que nos obvian o, como las declaraciones del concejal Reguera, nos denigran”.

González comentó que se trataba de demostrar el malestar existente entre la plantilla de la Policía Local de Segovia y reclamar equiparación salarial con otros cuerpos policiales con funciones similares. Además explicó que, aunque ya habían acordado con la concejala de Personal, Marisa Delgado, iniciar el 2 de abril una ronda de conversaciones, “poniendo patente la buena voluntad de ambas partes para llegar a acuerdos”, finalmente se ha adelantado para el próximo lunes después de que la plantilla les reprochara ese primer acercamiento a través de una reunión a iniciativa de Delgado el jueves por la tarde.

“Quieren efectividad y creen que era un paso para ganar tiempo y no dar soluciones”, añadió este representante sindical que, por otro lado, insiste en que si en el encuentro del día 26 no se avanza mantendrán las medidas de presión que anunciaron a principios de semana, como dejar de hacer prolongaciones de jornada, horas extras y cambios de turno para cubrir servicios programados y previstos, empezando esta misma Semana Santa.

Petición de disculpas

La primera premisa, en cualquier caso, es que Reguera pida disculpas a los policías locales que se sienten heridos, según señalaron sus representantes “y de forma sentida, no es pedir por pedirlas; igual que cuando declaró que para lo que hacíamos, demasiado cobrábamos y demasiado equipados estamos, si pide disculpas que lo haga de la misma forma para que entendamos que se arrepiente de esas palabras”.

Ambos reconocen que las declaraciones de la alcaldesa, Clara Luquero, aunque no le ha desautorizado, no van en la misma línea que las del portavoz socialista y suponen un paso adelante para alcanzar acuerdos. Para Concepción, Reguera es “como un pirómano con un bidón de gasolina intentando apagar un fuego, y lo de la señora alcaldesa ha sido acudir a intentar apagar un fuego con un cubo de agua, no va a ser suficiente pero creo que ese es el camino”.

Sin embargo, el aludido afirmó después, durante el receso del pleno, que no pedirá perdón “porque no ha habido ningún tipo de ofensa, sino lo que interesados lo han sacado en esa línea”.

Este concejal asegura que no se produce ningún agravio comparativo ni menosprecio hacia la Policía Local, que “hoy por hoy” no se puede hacer equiparación salarial con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado porque se haría a la baja y mantiene que los policías municipales cuentan con los medios necesarios para cumplir con su labor.

“Que los coches son un poco más viejos o nuevos no tiene nada que ver con que tienen el material que necesitan para cubrir su labor”, añade.

Por otro lado, además de sostener que no dijo que “la Policía Local está perfectamente equipada para lo que hace”, lo que ha irritado especialmente a los policías, invita a los representantes sindicales a que si tienen que hacer algún tipo de reivindicación laboral acudan a los órganos de representación del Ayuntamiento, porque es “donde tienen que canalizarla”; es decir, en las mesas de negociación y en las comisiones paritarias.

Reguera comenta que la concejala de Personal siempre está dispuesta a hablar pero no podrá llegar a un acuerdo exclusivamente con ellos porque son funcionarios como el resto.

Concentración

Los policías locales de Segovia tenían ayer dos frentes reivindicativos. Si poco después de las 10 se presentaron en el pleno del Ayuntamiento para reivindicar la equiparación salarial con otras Fuerzas de Seguridad, a las once se concentraban junto al sede de la Subdelegación del Gobierno para pedir al Gobierno central que apruebe la jubilación anticipada a los 60 años para este colectivo y que se emitan los informes necesarios por parte del Ministerio de Hacienda y del Consejo de Estado “con urgencia” para desbloquear la situación.

Club de fans

El portavoz de Centrados en Segovia, Cosme Aranguren echó mano del humor cuando decenas de policías locales entraron en la grada del público del Salón de Plenos, dando la bienvenida “al club de fans de Reguera”. Ante la expectación generada, la alcaldesa, Clara Luquero, pidió respeto a los agentes “para que sus compañeros no les tengan que desalojar, como harían con otros”.

Aranguren no fue el único que reprochó al portavoz socialista las declaraciones que sobre este servicio policial municipal hizo en rueda de prensa el miércoles pasado. También lo hicieron los portavoces del PP y de Izquierda Unida. Sólo María José García Orejana, de Ciudadanos, se abstuvo de hacer algún comentario sobre las mismas, aunque apuntó que en el acuerdo presupuestario con los socialistas Cs incluyó un punto para adaptar el proyecto de la que será futura sede de la Policía Local.

Desde el Grupo Popular, Raquel Fernández, hizo referencia precisamente a que el cuartel se encuentra ahora en un polígono y en malas condiciones, lo que a su juicio demuestra “la escasa valoración de ese cuerpo” por parte del equipo de Gobierno. Los populares ya remitieron una nota de prensa el jueves calificando de inadmisibles las palabras de Reguera.

Por su parte, Ángel Galindo también considera “irresponsables” esas manifestaciones y le pidió que solucione conflictos “y deje de echar gasolina al fuego con sus salidas de tono”.