12_1nerea-pintores-pensiona
Los pintores dedicaron su tiempo a un acto solidario./NEREA LLORENTE
Publicidad

Los pintores pensionados de la Real Academia de San Quirce se despidieron ayer de Segovia con una actividad solidaria en la Plaza Mayor. Los estudiantes salieron a las calles de la ciudad para pintar durante dos horas y, posteriormente, todo lo producido se puso a la venta. El dinero recaudado se destinará a ‘Farmacéuticos en Acción’ para apoyar su proyecto de construcción y acondicionamiento de un dispensario en Benín. Así, los pintores ponen fin a un mes completo de aprendizaje y evolución artística y personal.

“Es una forma de agradecer a la ciudad de Segovia todo lo que nos ha dado y el recuerdo que nos llevamos de ella” comenta Victoria Chezner, directora de esta edición del curso. “Creo que todos los estudiantes han aprendido y se llevan un recuerdo indeleble de Segovia, ya que hemos sentido esta ciudad, su paisaje, su naturaleza”.

También Juancho del Barrio, coordinador del curso, muestra su satisfacción con el trabajo realizado por los pensionados a lo largo de este mes. “La Academia de San Quirce lo que quiere de ellos es que conozcan y pinten la ciudad, que mantengan viva su relación con la naturaleza y el paisaje”.

Chezner y del Barrio afirman que la exposición, que pudo visitarse en La Alhóndiga hasta el domingo, “ha funcionado a la perfección”. Durante los cuatro días que ha estado abierta, la afluencia del público ha sido considerable y mucha gente se ha interesado por la obra personal de cada pintor.

Juancho del Barrio quiere agradecer “al Ayuntamiento de Segovia, como todos los años, por ceder el espacio de La Alhóndiga, y a otras instituciones como la Diputación, que ofrece su subvención, y la Junta de Castilla y León que, a través de la Fundación Siglo para el Turismo y las Artes, ofrece el Palacio de Quintanar, donde los pintores residen”.