Un peregrino, a su paso por la provincia. / Antonio F. G.
Publicidad

El Ayuntamiento de Segovia presentó ayer las novedades con las que quiere mejorar la facilitar el paso de los peregrinos por la ciudad, ahora que la llegada del buen tiempo empieza a reactivar la llegada de quienes realizan el Camino de Santiago desde Madrid.

A partir de la semana que viene las credenciales del Camino tendrán un nuevo punto de venta en el Centro de Recepción de Visitantes, además de en el Obispado de la Diócesis de Segovia y en las Oficinas de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Segovia (calle Anselmo Carretero, 15).

Los peregrinos que lleguen a la ciudad, podrán sellar su credencial en el Centro de Recepción de Visitantes, en la Colección de Títeres de Francisco Peralta, en el Albergue municipal de peregrinos Fuente del Pájaro y en el Obispado de la Diócesis de Segovia.

Además, los puntos de venta y sellado gestionados por Turismo de Segovia contarán con una nueva señalización para facilitar a los peregrinos su ubicación, en la línea de los carteles azules y amarillos de Galicia.

Por otra parte, el albergue municipal ‘Fuente del Pájaro’, situado en la calle Fragua Vieja de Zamarramala, abrió sus puertas el pasado 18 de abril para dar cobijo a los peregrinos que hacen noche en Segovia. Desde su apertura en 2014, 2.161 peregrinos han encontrado cobijo en sus instalaciones, 47 de ellos en esta nueva temporada.

El presidente de la Asociación Amigos del Camino de Santiago, Antonio Fraile, celebró las nuevas medidas puestas en marcha por el Consistorio, pero incidió en que aún hay mucho por mejorar. «El Camino que pasa por Segovia es uno de los principales porque viene desde Madrid y tenemos la ventaja de que atraviesa toda la provincia y pasa por la capital. Es una gran oportunidad y es necesario ensalzar más la figura del peregrino. Echamos de menos un ‘menú del peregrino’ por parte de la hostelería o una mejor señalización vertical del albergue de Zamarramala, que es estupendo», afirma.