6_1-colegio-eresma-recuerdo
Los alumnos del colegio Eresma han formado con sus cuerpos sentados en el suelo la silueta de un pescadito. / E-A.
Publicidad

Los alumnos y profesores del colegio Eresma han mostrado su dolor por la muerte del niño Gabriel Cruz y han condenado el asesinato de menores.

Durante la búsqueda del pequeño Gabriel, en Almería, sus padres propusieron que las personas que quisieran mostrar su apoyo al niño desaparecido en Níjar que dibujaran un ‘pescaíto’ y lo pusiera en sus ventanas. “A Gabriel le entusiasma desde pequeñito todo lo relacionado con los peces, se sabe el nombre de cientos de peces desde hace mucho tiempo, casi cuando empezó a hablar”, decían hace menos de una semana los padres que hoy le lloran.

Esta petición se ha convertido en un símbolo ahora de dolor. Por eso, los alumnos del colegio Eresma han formado con sus cuerpos sentados en el suelo la silueta de un pescadito y han dado lectura a un manifiesto. “Queremos recordar —dicen los escolares segovianos— a un niño llamado Gabriel que desgraciadamente ha perdido la vida y ha sido encontrado tras varios días de búsqueda continuada. Muchas personas han querido ayudar a encontrar a ese pescadito vivo, pero no ha podido ser. Un trágico desenlace ha puesto punto y final a una investigación sin tregua”.

Los niños somos los miembros más débiles de esta sociedad, dicen los alumnos del ‘Eresma’. “Por eso hacemos un llamamiento justo y sincero en la defensa de todos esos menores, que día a día están sufriendo, algunos de ellos en malas condiciones de vida, en silencio, en el silencio de un mar lleno de peligros y que se hayan desamparados”. El manifiesto continúa: “Es nuestro deber como sociedad proteger y dar calor a esas personas que se encuentran más indefensas. De lo contrario nos estaremos deshumanizando”. La comunidad del colegio Eresma trasmite su apoyo a la familia que se encuentra sin consuelo por la pérdida de un hijo, “un pececillo que no podrá jugar más en el mar con otros niños”.

Compartir