9_1nerea-donacion-pelo
La biblioteca del colegio Elena Fortún se transformó en una peluquería solidaria. / NEREA LLORENTE
Publicidad

Inculcar los valores de altruismo y responsabilidad que lleva implícitos la donación es una práctica real en la comunidad educativa del colegio Elena Fortún. El proyecto de aprendizaje ‘Por el bien común’, impulsado por la profesora del colegio Ana Liras, enseña a los niños que la solidaridad no solo se practica dando dinero, sino que también puede ser un acto generoso cortarse las coletas para ayudar a subir la autoestima a quienes pierden su cabello como consecuencia de un tratamiento médico.

Y como ejemplo, los cuarenta escolares, mayoritariamente niñas, y madres de alumnos que ayer participaron en una jornada de donación de pelo a favor de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC). Los mechones que se recogieron irán a un “banco de pelo” de donde se saca el material natural para elaborar las pelucas con las que las enfermas de cáncer lucharán contra una de las secuelas de la medicación, la pérdida de cabello y sus consecuencias en la rutina diaria y en el cuidado de su imagen, según explicó a los escolares David Pastor de la Orden, gerente de la delegación provincial de la AECC. Gracias a las donaciones de pelo, las personas con cáncer pueden acceder a las pelucas a precios reducidos.

La sesión de donación fue posible gracias a la participación del equipo de profesores, que lidera Fernando Hernández Camacho, la implicación de la Asociación de Madres y Padres de Alumnos del colegio, y la colaboración de cuatro peluqueras voluntarias del barrio de Nueva Segovia que afrontaron con una sonrisa la sesión maratoniana.

Con la ilusión de poder dar lo más posible, muchas niñas han estado meses dejando crecer su melena, para tener más de los 20 centímetros inicialmente pedidos para hacer la donación. Pero también colaboraron muchos chicos que sin cumplir este requisito se dejaron meter la tijera para apoyar la causa y como el resto de participantes lucir con orgullo el título de ‘donante de pelo’. Otros escolares participaron aportando donativos.