Imágen de las sesiones de presentación de los proyectos de los alumnos. / R. Arribas
Publicidad

Analizar la situación el campus universitario bajo el prisma de la sostenibilidad y hacer una primera propuesta de “campus verde” que sea viable y pueda ser implementada en el futuro en el campus de Santa Cruz la Real de Segovia. Este ha sido el objetivo de un grupo de diecinueve estudiantes de segundo curso de Diseño de IE University ante el reto planteado por el profesor Manuel Quirós, que en sus clases ha embarcado a sus alumnos a que analicen y reflexionen sobre cómo se puede mejorar el campus de Segovia desde la óptica de lo sostenible.

Las soluciones propuestas por los estudiantes, que abordan desde el problema del plástico en el campus hasta la mejora de la calidad del aire en los espacios interiores, pueden ser el punto de partida para que IE University haga posible en poco tiempo un “Green Campus” y así forme parte del grupo de universidades más avanzadas del mundo en cuestiones de sostenibilidad.

El Proyecto “IE University Segovia Green Campus” se encuadra en el tramo final de la asignatura de Sostenibilidad del Grado de Design de segundo año. Según Quirós, el objetivo general de la materia es poliédrico y complejo. Por un lado, los estudiantes conocen las claves de la sostenibilidad para lo cual estudian la situación del planeta. Asimismo, la asignatura pretende concienciar al estudiante de la realidad cambiante en esta nueva era de transición hacia las eco-economías. “La formación pasa por sacarles de su nivel de confort, iniciarles en una cultura de la sostenibilidad y la posterior regeneración, una visión sistémica con pensamiento crítico para que lleguen a entender los problemas globales como retos y oportunidades de su profesión; además queremos incrementar su nivel de concienciación”.

En opinión de Quirós, los nuevos mercados abordarán en un futuro inmediato aspectos como la micromovilidad, la alimentación orgánica, los certificados sostenibles, los nuevos materiales, la biodegradabilidad o el desensamblaje como alternativas de desmaterialización del bienestar, y las soluciones basadas en la naturaleza o la moda sostenible; “y todo ello englobado en las políticas de la Unión Europea que aspira a liderar esta nueva etapa de la humanidad”, indica.

El proyecto se inició con un análisis de los estudiantes sobre la situación del Campus en Segovia y comparándola con la de otros espacios universitarios del mundo. Han investigado las carencias y las oportunidades, y para ello han valorado la opinión de los actores que diariamente transitan como el campus, como alumnos, profesores y personal de administración de servicios, entre otros. Finalmente, los diferentes grupos de alumnos han realizado una propuesta de valor “que pudiera ser implementada y en algunos casos hasta validada”.

Quirós pone de manifiesto que un campus es un ecosistema donde se consume energía y recursos, se generan residuos, se producen misiones de CO2 y otros tóxicos, donde habitan miles de personas. “Es como una pequeña ciudad, el campo de acción es enorme y lleno de oportunidades”.

“El abordaje de las temáticas ha sido muy diferente y personal. Unos se interesaron por la parte más social entroncándose con los Objetivos del Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas para todo un curso lectivo y no limitarse al Día del Agua por ejemplo, que consideraron insuficiente; otros se abordaron la problemática del plástico y la implicación en diferentes espacios reales del Campus implicando a los que toman decisiones; otros se interesaron hacia las oportunidades de incrementar la concienciación y la participación a través de una formación continua en un hipotético Hub con actividades presenciales, virtuales, videoteca, activismo., etc; otros se volcaron por un incremento de la biodiversidad del Campus mediante urban farming o la mejora de la calidad del aire interior en los espacios donde pasan miles de horas.”, explica Quirós.

“Como universidad tenemos un papel fundamental en el diseño del futuro. No en vano, formamos a miles de estudiantes cada año que deseamos sean líderes y profesionales en un futuro jugando un papel crítico dando pasos para un futuro sostenible. Crear un campus sostenible fortalece la investigación y la misión docente reconociendo los desafíos que son complejos e interconectados y abriendo las puertas a la colaboración creando comunidad responsable y comprometida”, asegura Quirós.

El proyecto no finaliza ahora ya que este reto será recogido por las siguientes generaciones de alumnos a modo de legado “para que ellos continúen el proyecto creando además una comunidad consciente y responsable”.

“Esta asignatura versa sobre valores, sobre ser buen diseñador haciendo el bien, pero también como un ejercicio intelectual en el que proponer desarrollo dentro de los límites planetarios respetando la biodiversidad y los procesos naturales”, añade el profesor de IE University que subraya que “algún alumno se planteaba si emplear un vaso de plástico unos minutos para que esté dando vueltas por el planeta mil años era un buen diseño, se planteaba algún alumno. Cuestionarse todo eso es un fantástico inicio pues a la postre todo ha de ser rediseñado en la Era de la Sostenibilidad”.