El colegio Elena Fortún se moviliza en favor de la educación con la Carrera por la Solidaridad. / E. A.
Publicidad

La comunidad del colegio Elena Fortún ha despedido el curso dando una buena lección de solidaridad. Los escolares han puesto todo su esfuerzo físico, ilusión y capacidad de persuasión para contribuir a que la oenegé Amigos de Futuro Vivo pueda mantener acciones humanitarias en República Dominicana y de esta forma ayudar a que los niños de este país puedan acceder a la educación.

La colaboración se ha canalizado a través de  la Carrera por la Solidaridad celebrada en el Parque de la Paz del barrio de Nueva Segovia.  Los niños no solo han corrido todo lo que han podido y más, sino que además antes han buscado patrocinadores entre sus familiares y amigos para recoger un donativo por cada vuelta que completaban. Y todo envuelto en un ambiente de fiesta.

La recaudación va destinada a la organización segoviana Amigos de Futuro Vivo que lleva desde 1995 participando en el proyecto de mantenimiento de una escuela creada en el municipio de Guerra de República Dominicana, donde el 75%  de los niños carece de un hogar y muchos presentan cuadros traumáticos de desintegración familiar y social.

Futuro Vivo comenzó creando una escuela que cubriera el proceso educativo de la población más desfavorecida del pueblo de Guerra. Además de ser formados en sus aulas, los niños reciben en Futuro Vivo la comida diaria, “ya que se ha demostrado que sin cubrir primero las necesidades básicas es imposible aspirar a desarrollar con éxito las capacidades intelectuales y sociales de los niños” dice la ONG que actualmente acoge en Guerra a más de 600 niños y adolescentes de ntre 3 y 16 años.