El registro mediante huella dactilar es uno de los sistemas que se están implantando. / n. llorente
Publicidad

Un mes y medio después de que se implantara la obligación a las empresas de disponer de un sistema de registro del horario laboral, las dudas continúan acuciando a la mayoría de las pequeñas y medianas sociedades segovianas.

Desde la Federación Empresarial Segoviana (FES) se asegura que atiende diariamente un flujo de consultas de los empresarios sobre la forma de cumplir esta normativa que entró en vigor el pasado 12 de mayo.

Las entidades tienen la obligación de garantizar el registro diario de la jornada de trabajo de sus empleados, que debe incluir el horario concreto de inicio y finalización de la jornada realizada por cada uno de ellos. La Inspección de Trabajo anunció que empezaría a comprobar a las empresas, y su incumplimiento conlleva importantes sanciones económicas.

Desde el Departamento de Asesoría Legal de la FES se explicó ayer jueves que está atendiendo “numerosas consultas de asociados respecto a la puesta en marcha del control del registro jornada laboral, lo que indica que existen dudas sobre su alcance, formas de aplicación y su encaje en la actividad de las empresas”.

La patronal segoviana ya puso en marcha varias iniciativas para previas para tratar de difundir esta normativa. “Hay que recordar que, antes de su entrada en vigor el pasado mes, la Federación se volcó especialmente en la divulgación de los términos de la nueva norma, organizando cuatro jornadas específicas, dos en la capital y otras dos en la provincia”, aseguraron.

Tanto Cuéllar como Sepúlveda acogieron sendas charlas para explicar los detalles y resolver las dudas de los asociados.

Según la FES, los empresarios de la provincia han tomado las medidas oportunas para realizar este registro y cumplir con la obligatoriedad. En su opinión, la mayoría de los industriales han intentado salvar las dificultades que supone un plazo de adaptación “excesivamente breve” a juicio de la Federación.

Sin embargo, las consultas a la Asesoría Legal de FES “no han parado, ya que en algunos sectores concretos y en algunas actividades económicas, por sus propias singularidades, la aplicación de la norma se enfrenta a dificultades prácticas”.
Negocios en los que los empleados realizan su labor fuera del centro de trabajo, como comerciales, o que tienen que atender a clientes en domicilios distintos, complican el registro horario con precisión.

Desde la FES recuerdan que esta obligación de mantener un registro horario se implantó en el final de la anterior legislatura, con las medidas que el anterior Gobierno de Pedro Sánchez, aprobaba por decreto en las reuniones del Consejo de Ministros, en los denominados ‘viernes sociales’.

La casuística que lleva a los empresarios segovianos a consultar dudas es muy amplia, aseguran desde el Gabinete de Comunicación de FES. “La norma se dirige a la generalidad, por lo que los asociados de FES están acudiendo al departamento jurídico para recabar ayuda sobre la forma de cumplir la obligatoriedad teniendo en cuenta las especificidades de cada empresa”, explican.

La propia Federación Empresarial está en contacto con la Inspección Provincial de Trabajo para resolver las dudas que se plantean y que no tienen fácil respuesta, con el fin de trasladar a los socios las instrucciones oportunas.