Los centros de salud de la provincia cuentan con diez nuevos vehículos

Con esta renovación de la flota la Consejería de Sanidad mejora las condiciones de movilidad de los profesionales del sector

232
El delegado territorial Javier López-Escobar posa con los nuevos vehículos comprados por la Junta. / e. a
Publicidad

El delegado territorial de la Junta, Javier López-Escobar, se desplazó esta mañana hasta la Gerencia de Asistencia Sanitaria para conocer los nuevos vehículos adquiridos por la Consejería de Sanidad para renovar la flota en funcionamiento en la provincia y mejorar la movilidad de los profesionales sanitarios, cuando deben desplazarse desde los centros de salud y centros de guardia para atender las necesidades asistenciales de la población.

En total, la provincia de Segovia recibe nueve turismos y un todoterreno, que forman parte del lote de 87 vehículos, valorados en 891.783 euros, que ha comprado la Junta de Castilla y León para su uso por parte de los profesionales de Sacyl que prestan servicios sanitarios en centros de salud, especialmente en el ámbito rural de la Comunidad, y que, de esta forma, dispondrán de los medios de locomoción necesarios para la prestación de sus funciones en las mejores condiciones posibles.
Con estos coches, se acomete la renovación de los vehículos que, por su antigüedad, se considera que han agotado su vida útil y que además presentan niveles altos de emisión de contaminantes en su funcionamiento.

Los nueve turismos que ya han llegado a Segovia son todos del modelo Opel Corsa y se van a destinar al centro de salud de Carbonero el Mayor, al centro de guardias de Turégano (de la Zona Básica de Salud de Cantalejo), al centro de salud de Cuéllar, al centro de salud de El Espinar, al centro de salud de Nava de la Asunción, al centro de salud ‘Segovia Rural’, al centro de guardias de Bercial (de la Zona Básica de Salud ‘Segovia Rural’), al centro de salud de San Ildefonso, y al Punto de Atención Continuada de San Lorenzo (en Segovia capital).
La décima unidad, un todoterreno 4×4, llegará a principios del próximo mes de junio a Segovia y se destinará al centro de guardias de Ayllón, en la Zona Básica de Riaza, ya que este tipo de vehículo está preparado por sus características, para circular cuando las condiciones meteorológicas asociadas al invierno hacen más complicado el tránsito en esta zona montañosa de la provincia.

En la presentación de los nuevos vehículos adquiridos por la Consejería de Sanidad para el servicio de los centros de salud, el delegado territorial, Javier López-Escobar, ha señalado que “la Junta de Castilla y León mantiene su compromiso con una Atención Primaria bien dimensionada que, además de puerta de entrada, constituye el nivel de atención en el que se resuelven la mayor parte de los problemas de salud” y ha recordado que en la provincia de Segovia funcionan 16 centros de salud y 286 consultorios locales.

El responsable de la Junta ha reconocido los problemas en el conjunto del Sistema Nacional de Salud vinculados a la evolución de la pirámide poblacional y ha señalado que “la Junta de Castilla y León va a seguir adoptando medidas en previsión de un problema que se va a producir en un horizonte de diez años, para evitar generar cualquier riesgo para la atención sanitaria de los ciudadanos”.
En este sentido se ha referido a las numerosas medidas que ya se han tomado en Castilla y León para afrontar el problema, como la prolongación en el servicio a todos los médicos de familia que lo solicitan tras cumplir la edad de jubilación; la habilitación de los especialistas extracomunitarios para trabajar en Sacyl; la convocatoria de concursos de traslados y del concurso abierto y permanente de médicos de familia; o la convocatoria de 1.352 plazas a oposición para médicos de familia. Además, recientemente se aprobó un Decreto Ley con medidas dirigidas a la mejora de la atención primaria: recuperación de la productividad variable; incentivación de las plazas de difícil cobertura; habilitación para el transporte a la demanda; y oferta de contratos de hasta tres años a los residentes que finalizan su especialidad en medicina familiar y comunitaria.