Foto de archivo del club en el que fueron implicadas varias personas en la operación policial. /EL ADELANTADO
Publicidad

Los camareros del club ‘Punto cero’ acusados en la vista oral que dirime la responsabilidad penal en su presunta participación en una red de prostitución que introducía mujeres brasileñas en España para ejercer en clubes, negaron en la sala cualquier tipo de implicación en este asunto, y todos ellos coincidieron en señalar que su trabajo era estrictamente relacionado con la atención a los clientes a quienes servían consumiciones en el local.

La segunda sesión de la vista oral que se desarrolla en la Audiencia Provincial estuvo íntegramente dedicada a la declaración de los acusados, sometidos al interrogatorio del Ministerio Fiscal que trató de recabar los datos que sostuvieran su tesis de que todos ellos participaban activamente en el control de las actividades sexuales de las mujeres que ejercían la prostitución en el local ubicado en el término municipal de La Lastrilla.

Así, A. C. –uno de los profesionales acusados-  aseguró que en ningún momento durante el tiempo que estuvo trabajando en el local realizó labores de control de las copas que se tomaban las mujeres, de sus entradas y salidas del local o del número de ‘pases’ –término que alude a los servicios sexuales- que cada mujer realizaba en el local. A preguntas del Ministerio Fiscal, el camarero indicó que “es de suponer” que en las habitaciones del club se ejercía la prostitución, pero aseguró que “desde la barra para afuera yo no tenía constancia de que se ejerciera”.

De igual modo, su compañero T.H. sostuvo una versión prácticamente similar a la de su compañero, y aseguró que en su trabajo “soy muy paciente y aguanto mucho”. Asimismo, señaló que cualquier problema que se registrara en el club era informado rápidamente al administrador, que acudía “rápidamente” para solucionarlo. En cuanto a la actividad, reiteró que su trabajo era el de “servir copas” conforme al horario establecido, y del resto de actividades “yo ni olía ni cataba”.

Por su parte J.R., manifestó en su testimonio que el trato con las mujeres que allí ejercían la prostitución fue “de lujo”, e indicó que ellas “siempre demostraron estar contentas conmigo”. Pese a ello, señaló que su relación no entraba en “temas personales” como su procedencia o el modo en el que llegaron a trabajar en el club, y en las conversaciones que mantenían los temas eran “triviales”.

La sesión de la vista oral continúa hoy con la intervención de los policías que participaron en la operación policial que en 2006 desmanteló la red de prostitución, y previsiblemente concluirá el próximo jueves.