Los bomberos revisan el muro superior del Acueducto tras caer una piedra

La concejala de Patrimonio Histórico informa de que se trata de una esquirla de reducido tamaño que no golpeó a nadie

1047

Los bomberos revisaron ayer el muro superior del canal del Acueducto, después de que una piedra del tamaño de una mano cayera hacia el lado de la plaza de la Artillería, sin que afortunadamente golpeara a nadie, según confirmó la concejala de Patrimonio Histórico y Turismo, Claudia de Santos.

La edil informó de que se trata de una esquirla pequeña del muro de mampostería que ha sufrido muchas modificaciones a lo largo del tiempo, la última en 1974 con motivo del proyecto de retirada de la canalización de la red de agua potable que hasta entonces transcurría por el canal del monumento romano.

Esta intervención se enmarcó dentro del proyecto de reparación y consolidación del Acueducto, dirigido por el ingeniero Aurelio Ramírez Gallardo y ejecutado entre 1970 y 1974, cuando también se retiró una caseta de centinela que había sido colocada durante las Guerras Carlistas.

La piedra que se ha desprendido se encontraba en la zona del muro situada entre los pilares 103 y 104 del Acueducto, donde los bomberos han retirado preventivamente otra de menor tamaño.

De Santos ha explicado que aunque el estado del muro no parece revestir un riesgo inmediato, en próximos días se procederá a un análisis más en profundidad.

Ordenanzas

La concejala, que hoy precisamente dará a conocer en rueda de prensa el proyecto didáctico ‘Acueducto mutante’, ha señalado que la futura Ordenanza de protección del entorno del monumento romano está finalizada y en las últimas semanas se han consensuado las propuestas con el resto del equipo de Gobierno en relación con el tráfico, la celebración de espectáculos, terrazas de hostelería, etc. “y prácticamente ya se ha llegado a un acuerdo, ahora tenemos que presentarla al resto de grupos políticos del Ayuntamiento”.

Paralelamente se ha seguido el proceso de elaboración de la futura Ordenanza municipal de protección del paisaje urbano. Aunque la Concejalía también tiene ya un borrador, en este caso todavía no hay una puesta en común con el resto de áreas municipales, “porque engloba muchas más ordenanzas y tiene mayor alcance en cuanto al ámbito físico de actuación”, comenta De Santos.

Desde el área de Patrimonio Histórico el objetivo es cerrar esta misma semana una próxima reunión con otros concejales y técnicos para ir avanzando en la propuesta final.

En cualquier caso, la edil está convencida de que ambas ordenanzas entrarán en vigor este mismo año.