Jornada de plantación de los árboles que la comunidad del ‘Elena Fortún’ continuará cuidadando en su crecimiento. / E. A.
Publicidad

La comunidad educativa del colegio Elena Fortún está creando un bosque junto a su colegio, situado en el barrio de Nueva Segovia, para el futuro disfrute de sus vecinos y del conjunto de ciudadanos de Segovia.

El proyecto de ciudadanía y ecología implica una responsabilidad colectiva, que va más allá de un acto puntual y se mantiene a lo largo de los años. De hecho, los escolares comenzaron hace un año a cuidar con mimo en sus casas los árboles que el pasado miércoles plantaron y que seguirán acompañando en su crecimiento.  “Tenemos muy claro— dice la dirección del CEIP Elena Fortún—que nuestros alumnos son primero personas pero también ciudadanos y ellos y toda la comunidad educativa actuaremos con compromiso con nuestra ciudad y nuestro bosque y seguiremos aprendiendo con él y en él y cuidándolo  con visitas periódicas, riegos, limpiezas y todo lo que precise”.

La jornada de plantación llevada a cabo el día 13  se convirtió en una “inolvidable” actividad educativa y festiva en la que los niños trabajaron junto a técnicos de Parques y Jardines del Ayuntamiento. Para llevar  a cabo este proyecto de creación de un bosque también se ha contado con la colaboración Greenfriends, organización para la preservación y protección del Medio Ambiente. Por eso, la comunidad educativa manifiesta su agradecimiento “al Ayuntamiento de Segovia y sus técnicos que han preparado el terreno y a Greenfriends que ha aportado los árboles” y  se compromete a que “así como en la plantación estuvimos todos juntos, lo estaremos cuidando en el futuro de este nuevo bosque”.

Además, los responsables del colegio dicen ser afortunados “por tener una estrecha cooperación entre familia y escuela en todo el proceso educativo de nuestros niños, y por supuesto en los proyectos que fomentan el espíritu y la conciencia ecológica imprescindibles hoy día”.