BOVEDA-PUERTA-SAN-JUAN-2
Bóveda realizada con sillares de caliza que ha aparecido en la calle San Juan. / E. A.
Publicidad

El transcurso de las obras de la calle de San Juan ha permitido localizar varios elementos de la Muralla y del trazado de esta calle. Hace unas semanas ya fue localizado el cubo de la Muralla medieval al que se adosaba un muro de mampostería hacia el interior de la calle que se ha identificado como el antiguo pretil de la vía. Paralelo a él estaba una línea de bordillo realizado con sillares.

Esta obra, posiblemente datada en el último tercio del siglo XVII, se ha mantenido hasta el año 1888 en el que Ordiozola lleva a cabo la reforma y ensanche de la mitad superior de la cuesta. Con estas obras él no desmonta nada más que aquello que impide desarrollar su proyecto como es el arco de San Juan levantado en el año 1705.

El nuevo hallazgo es una bóveda, parcialmente cegada, que se ha localizado en el subsuelo algo más abajo de la cuesta, a la altura del cubo de la muralla que está junto a la casa de las Cadenas. Se trata de una bóveda realizada con sillares de caliza, de 2,3 metros de profundidad, 5,4 metros de ancho y 3,4 de altura máxima. En la parte superior, esta bóveda está cubierta por una fábrica de mampostería bastante suelta. Ha sido al retirar este material constructivo para hacer el colector nuevo cuando se ha localizado la estructura que permanecía hueca bajo la calle.

Las noticias históricas que hemos podido recopilar señalan que en el último tercio del siglo XVII 1661 hay desprendimientos en la puerta de San Juan, se desconoce si es solo en la puerta o también en la roca y en el lienzo de la muralla que se apoya en esta.

Los daños fueron importantes y se derribaron varias casas. Para solventar esta situación se realizaron reparaciones puntuales en la puerta y es cuando se debe ejecutar una reforma de la calle con un nuevo pretil, que es el que ahora se ha localizado. Es a este momento al que seguramente esté asociada la bóveda que ahora se ha encontrado.

La función de la misma posiblemente esté relacionada con la contención y nivelación del terreno ya que en este punto de la ciudad aflora la roca caliza y era necesaria una infraestructura de este tipo para alcanzar la cota de la puerta de la muralla medieval. Se sabe que el espacio bajo la bóveda era practicable antes de que fuera cegada parcialmente a finales del siglo XIX, ya que en su interior hay marchas de uso como fogatas. Es con la obra de Odriozola cuando se sella este espacio quedando oculto bajo la calle. No se desmantela porque sigue cumpliendo su función.

Los trabajos arqueológicos que hay que realizar en este momento son los relativos al levantamiento planimétrico completo de todo el espacio (alzado, planta, sección). Este conjunto de actuaciones ha sido consensuado con el Servicio Territorial de Cultura de la Junta en Segovia, administración competente en materia arqueológica, y se desarrollarán esta semana.

Este hallazgo no paraliza las obras, pero sí retrasarán algunos trabajos concretos como continuar con la instalación del saneamiento hasta que terminen las tareas arqueológicas y se cuente con el visto bueno de la administración competente.

Compartir