Sanidad pone en marcha cada año una campaña para proteger a los ciudadanos frente a la gripe. / KAMARERO
Publicidad

La gripe ha superado el umbral epidémico en Castilla y León por primera vez en esta temporada, si bien la intensidad es baja, según los datos de la Red Centinela Sanitaria de Castilla y León.

En concreto, la tasa de incidencia estimada para Castilla y León se sitúa en la segunda semana del año (del 7 al 13 de enero) en los 80,74 casos por cada 100.000 habitantes frente a los 29,36 de la anterior. De acuerdo a los estudios de los epidemiólogos, fuentes del Servicio de Sanidad indican que se está empezando a formar la ‘campana’ que cada invierno dibuja el paso de la gripe. El jefe territorial de Sanidad, César Montarelo, explica que “estamos en la fase de ascenso más pronunciada” a la que seguirá “durante unas semanas” una subida más moderada hasta que la onda epidémica llegue a estabilizarse para después empezar a caer y desaparecer.

Según la Red Centinela, en esta pasada semana la actividad gripal se situó en un nivel epidémico “de intensidad baja” y los virus que circulan presentan similar proporción de AH1N1pdm09 y de AH3N2, sin que se hayan detectado hasta ahora virus del tipo B en las muestras centinelas.

El porcentaje de detecciones de virus respiratorio sincitial, la principal causa de enfermedades respiratorias entre los niños pequeños (bronquiolitis, entre otras) sigue en niveles elevados.
El último informe del Instituto de Salud Carlos III indica que la difusión es epidémica en Asturias, Baleares, Cantabria, Castilla la Mancha, Castilla y León, Cataluña, Madrid, Navarra y País Vasco, local en Canarias, Melilla y La Rioja, y esporádica o nula en el resto de comunidades.

Aumenta la presión asistencial en las consultas y centros de salud

 

Las consultas y centros de Atención Primaria empiezan a sufrir las consecuencias de la gripe. La presión asistencial ha subido y cada vez hay menos posibilidades de respuesta a una epidemia, según el presidente del Colegio Oficial de Médicos de Segovia, Enrique Guilabert. “En las condiciones que estamos, con acumulaciones del cien por cien, cualquier fluctuación en la demanda genera un serio trastorno y desestabiliza el funcionamiento de las consultas”, indica Enrique Guilabert recordando que la falta de profesionales hace que los que están doblen actividad.

“Estamos al límite” dice el presidente del Colegio explicando que cualquier brote o epidemia “perjudica” y “ya no podemos quitar tiempo” a otras actividades para afrontar un aumento brusco de entrada de pacientes, porque ya se ha recortado. Guilabert se refiere a que los médicos han sacrificado hace tiempo las tareas de prevención y de formación para poder responder a las necesidades de la atención ordinaria.
El presidente del Colegio de Médicos asegura que la llegada de la epidemia gripal se une al aumento de los procesos respiratorios de vías altas, como la faringitis, laringitis y el resfriado común.