Los letrados judiciales de Segovia durante su paro de dos horas.
Los letrados judiciales de Segovia durante su paro de dos horas. / Kamarero
Publicidad

A nivel nacional, las cuatro asociaciones de letrados de la Administración de Justicia — el Colegio Nacional de Letrados de la Administración de Justicia, el Sindicato de Letrados de la Administración de Justicia (SISEJ), la Unión Progresista de Letrados de la Administración de Justicia (UPSJ) y la Asociación Independiente de Letrados de la Administración de Justicia (AINLAJ) — convocaron, para ayer, un paro de dos horas en la jornada laboral de los anteriormente llamados secretarios judiciales.

En los juzgados de Segovia, el paro se hizo efectivo desde las 10.00 hasta las 12.00 horas y fue secundado por todos los letrados judiciales a excepción de quién cubrió los servicios mínimos.

“Se hicieron unos paros más o menos significativos para hacer ver al Ministerio de Justicia que no estamos conformes con el hecho de que nos atribuyeran más funciones en el 2009, sin la consecuente subida salarial ya que estábamos en crisis. En ese momento, entendíamos que era una medida adecuada pero ya llevamos nueve años sin protestar, con nuevas funciones, nuevas responsabilidades y nadie nos hace caso”, comentaron los letrados segovianos.

Además de la adecuación salarial, piden un sistema de sustituciones digno. En declaraciones a este medio, aseguraron que aquel que realiza una sustitución ordinaria en caso de que un compañero no se encuentre en condiciones de acudir a trabajar, lo hace a cambio de coste cero ya que el Ministerio no abona ningún tipo de retribución, a no ser que la ausencia tenga una duración mínima de diez días.

Por otro lado, “en algunos lugares se está dando que el personal que está por debajo de nosotros, es decir, subordinado tiene unos complementos específicos mayores que nosotros sin ningún tipo de responsabilidad”, argumentaron los letrados. Otra de las denuncias tiene que ver con el hecho de que no disponen de un grupo de negociación colectiva propio. La explicación que dan en este sentido es que, cuando se ven obligados a reivindicarse, deben hacerlo a través de los sindicatos que representan a todos los funcionarios “y los funcionarios son los que están subordinados a nosotros. Obviamente, cuando quien se sienta en la mesa de negociación es un subordinado, para el jefe no va a pedir mejores condiciones ni laborales ni salariales”.

“Es un conjunto de hastío total que sacamos a la luz con este paro de dos horas pero si la cosa no mejora y no se quiere sentar a reunirse con nosotros el Ministerio, esto irá a más”, sentenciaron.