Las próximas jubilaciones y el nuevo cuartel, principales retos futuros de la Policía Local

Pedro Arahuetes: “Existe una demanda de seguridad que puede abordarse, de manera eficaz, desde el ámbito local”.

14

La próxima jubilación de numerosos agentes de la plantilla de la Policía Local de Segovia, y la búsqueda de un nuevo y adecuado emplazamiento, son dos de los principales retos a que se enfrenta este cuerpo de seguridad, que ayer celebró la fiesta patronal del Santo Ángel de la Guarda,

Lo puso de manifiesto la concejala de Tráfico, Movilidad y Seguridad Ciudadana, María José de Andrés Francés, con motivo de la celebración de la patronal, cuyos actos centrales tuvieron que trasladarse al interior del pabellón Enrique Serichol, debido a la incesante lluvia.

Los 104 agentes que actualmente componen la plantilla policial tienen una edad media bastante joven, según explicó la concejala. Sin embargo advirtió de que en los próximos cinco años podría darse una jubilación masiva debido a que los agentes de seguridad tienen la posibilidad de pasar a la situación de segunda actividad a partir de los 55 años. “No es un problema sólo de Segovia, sino de todas las ciudades”, explicó. Gran parte de las plantillas de policías locales crecieron durante los años 80, con la ampliación urbanística y demográfica de las ciudades. De este modo, será preciso acometer un relevo generacional y profesional si se mantienen las actuales condiciones laborales. A modo de ejemplo en el último año se ha jubilado sólo un agente, Ángel Matarranz Carreras, que ha cumplido 39 años de servicio, y que recibió una placa conmemorativa. Pero en adelante pueden ser más.

La concejala también recordó que los ayuntamientos se encuentran limitados a la hora de la creación de nuevos puestos de trabajo por la Ley de Estabilidad Presupuestaria, salvo en el caso de los cuerpos de seguridad. Pero las circunstancias económicas no hacen prever un aumento de plantilla. Existen tres vacantes, de modo que la relación de puestos de trabajo de la Policía Local asciende en total a 107. De todos ellos, siete son mujeres. A todos ellos el alcalde de Segovia, Pedro Arahuetes, les agradeció su dedicación. Algunos recibieron personalmente distinciones por la constancia profesional o por acciones destacadas.

El otro reto de futuro que tiene la Policía Local es ver cumplido el anhelo, perseguido desde hace años, de contar con un nuevo emplazamiento. La concejala reconoció que el proyecto se encuentra “aparcado” ante la limitación presupuestaria. Así, la sede de la Policía continuará en la calle Guadarrama, 24, en el polígono industrial de El Cerro.

En todo caso, la Policía Local de Segovia obtuvo ayer el reconocimiento institucional y de sus familias, que llenaron las gradas del pabellón polideportivo situado junto a la calle Almira

También les acompañaron los representantes de todas las instituciones segovianas, tanto civiles como militares. De hecho, además de las distinciones a catorce agentes, se nombró ‘Guardia Urbano de Honor’ a la Academia de Artillería, que cumple su 250 aniversario. También se condecoró al colegio Villalpando y a la gerente territorial de Servicios Sociales, Carmen Well, por la estrecha colaboración prestada con la Policía Local a lo largo del último año. Por su parte, el alcalde y la junta rectora de la Hermandad de Donantes de Sangre impusieron el Corbatín de Honor que concede la entidad sociosanitaria al estandarte que enarbola la Policía Local.

Cerró el acto el alcalde, Pedro Arahuetes, con un discurso en el que destacó el trabajo de la Policía como “servicio público que garantiza la seguridad ciudadana y el cumplimiento de las ordenanzas municipales”. También dijo que es una labor que garantiza la calidad de vida y el bienestar de los vecinos. “Porque la Policía Local es uno de los elementos vertebradores de nuestra sociedad como he tenido ocasión de comprobar a lo largo de estos once años”, dijo en clave de despedida como alcalde.

Finalmente hizo un llamamiento y una reivindicación de las competencias municipales recordando que existe “una demanda de seguridad que se puede abordar, de manera eficaz y sensible, desde el ámbito local”.