Las coronas robadas podrían haber tenido un valor de hasta 5.000 euros en el mercado negro

Mañana se cumplen dos semanas del ingreso en prisión de dos de los supuestos implicados en la sustracción de las joyas

21

Las coronas robadas el pasado 20 de enero en el Santuario de la Virgen de la Fuencisla podrían haber alcanzado un valor de hasta 5.000 euros en el mercado negro.

Según fuentes próximas a la investigación policial que continúan trabajando para esclarecer el caso, los autores del robo o quienes lo promovieron, habrían hablado de cobrar o pagar cantidades económicas “de entre mil y cinco mil euros”, pensando quizá en su venta en alguno de los negocios de compra-venta de oro.

Así lo han manifestado algunas de las personas que han pasado por la Comisaría provincial para declarar después de cometerse el robo en el Santuario en el que se venera a la patrona de Segovia capital, y de la Comunidad de Ciudad y Tierra de Segovia.

Precisamente mañana se cumplen dos semanas del ingreso en prisión de dos personas a las que se les imputa su relación con el caso, aunque la Policía maneja la hipótesis de que fueron más las que intervinieron en la sustracción de las coronas. Uno de los enviados a prisión se entregó en el Juzgado el pasado 25 de enero, y al día siguiente la Policía detuvo a otro presunto implicado.

Las joyas fueron sustraídas el viernes 20 de enero. La corona más grande le fue retirada a la imagen de la Virgen. Tiene amatistas y una paloma de oro puro. La corona del Niño, también de oro, cuenta con esmeraldas a su alrededor. Igualmente le fue arrancada la mano del Niño pensando que pudiera ser de oro. Y también se llevaron la aureola de plata que fue el primer objeto que se recuperó tras hallarse cerca del Santuario esa misma mañana por personal que trabajaba en tareas de jardinería. Cuatro días más tarde, la Policía encontró el resto de objetos en el interior de una mochila.

Al día siguiente las joyas fueron devueltas al Obispado en un acto que tuvo lugar en la Comisaría de Policía y en el que participaron el obispo de Segovia, Ángel Rubio, y el delegado del Gobierno de Castilla y León, Ramiro Ruiz Medrano, junto con miembros de la Cofradía de la Fuencisla.

Ese día, fuentes policiales ya anunciaron públicamente que en las próximas horas se producirían dos detenciones y que tenían antecedentes policiales.

En la jornada posterior el Obispado ofició una ceremonia simbólica de colocación de las coronas. Y estos días están siendo sometidas a revisión y arreglo en un taller de orfebrería para arreglar los leves daños sufridos.