Elisabet y Débora Velasco Otero, alcaldesas de Zamarramala. / NEREA LLORENTE
Publicidad

Las alcaldesas y el Concejo de Aguederas de Zamarramala remarcan el valor cultural y patrimonial de su fiesta de Santa Águeda, declarada de Interés Turístico Nacional, y aseguran que en esta celebración prima “más la tradición que la reivindicación”. “Esta no es una fiesta feminista, es una fiesta de las mujeres” precisa Elisabet Velasco Otero que junto a su hermana Débora osteta este año el cargo de alcaldesa de Zamarramala en las celebraciones que se desarrollarán entre el 7 y el 11 de febrero.

De igual manera se pronuncian la presidenta y la secretaria de la junta directiva del Concejo, María José Pascual Martín y Esther de Andrés, respectivamente. “Aquí la seña de identidad es la tradición y el respeto a las costumbres que se conservan desde hace siglos y se mantenido entre abuelas, madres e hijas, esto es lo que hace que sea una fiesta original y auténtica” dice María José Pascual y “en todo caso, —añade Esther de Andrés— más que de feminismo se puede hablar de igualdad que, desde luego, sí que defendemos”.

En este sentido, las zamarriegas comentan que el ‘Pelele’ que quemarán el domingo 10 de febrero, día grande de la fiesta de Santa Águeda 2019, no tiene ni sexo, ni cara, ni identidad concreta. “Es un símbolo de todo lo malo”, apunta Elisabet Velasco.

En la presentación del programa de actos, que tuvo lugar el pasado jueves, Débora Velasco aseguró compartir con su hermana la emoción de revivir los años de infancia en los que su madre les llevaba a ver los actos, y “recordar a las alcaldesas, tan elegantes con sus trajes, el baile de las aguederas, la quema del Pelele; nuestro pueblo y sus mujeres con sus mejores galas”. “Este año —añadió —representamos a las alcaldesas para recordar a todas esas mujeres que con arrojo, decisión y valentía hicieron uso de sus mejores galas y encantos para recuperar algo tan nuestro como el Alcázar”.

Cuatro honorarias

Las celebraciones comenzarán el jueves día 7 con la visita de las alcaldesas a las autoridades de Segovia. En esta ronda, Elisabet y Débora Velasco recibirá el bastón de mando de la alcaldesa de Segovia, Clara Luquero.

El sábado 9 de febrero se entregarán los nombramientos de las alcaldesinas, Alejandra Manrique Leal y Zahira García Martín. Este año serán nombradas como Aguederas Honorarias y Perpetuas la directora creativa de Ambientair Aromas, Beatriz López, responsable del proyecto Animikados solidarios “por su ayuda a causas sociales”; la arqueóloga Isabel Marqués Martín por “su dedicación y trayectoria” en proyectos de arqueología preventiva y estudios de elementos patrimoniales; la secretaria del Patronato del Alcázar, Blanca Collar de Cáceres, cuya vida profesional “siempre ha estado ligada al estudio de la lengua española, la enseñanza y la comunicación”; y Sonia Sanz Ramos, “por sus servicios prestados en Zamarramala como catequista desde hace ocho años”.

La entrega de nombramientos se hará en la mañana del domingo 10 de febrero cuando, tal y como ya se ha anunciado, el periodista Luis del Olmo recibirá el título de ‘Matahombres de oro’, y Mariano Fraile el de ‘Ome Bueno y Leal’ concedido a la Asociación de Esclerosis Múltiple ASGEM, que preside. Ambos títulos están patentados por el Concejo de Zamarramala. La atleta internacional Carolina García Garzón dará lectura al pregón.

Exposiciones

El centro cívico La Pinilla acoge hasta el día 11 de febrero una muestra fotográfica de María Rosa de las Heras Verdugo que con su cámara ha captado los diferentes momentos de la fiesta de Santa Águeda en Zamarramala. La exposición que reúne 25 fotografías está abierta al público los sábados y domingos entre las 18.00 y las 20.00 horas si bien, previa solicitud, también puede ser visitada en otros momentos, según explica la presidenta del Concejo de Aguederas. El público puede aprovechar para visitar también la exposición permanente ‘100 años de alcaldesas’ que recopila documentos gráficos desde 1920 hasta la actualidad. Con estas actividades el Concejo quiere promocionar el conocimiento de la fiesta declarada de Interés Turístico