Cambio de la última señal de reducción de 100 a 90 kilómetros por hora en la provincia de Segovia ayer.
Cambio de la última señal de reducción de 100 a 90 kilómetros por hora en la provincia de Segovia ayer. / El Adelantado
Publicidad

La Unidad de Carreteras del Ministerio de Fomento cambió ayer la última señal de reducción de 100 a 90 kilómetros por hora en la provincia de Segovia. El acto tuvo lugar en el kilómetro 197 de la N-110 y contó con la presencia del jefe provincial de Tráfico, Pedro Pastor y de varios responsables de Tráfico de la Guardia Civil.

En la presentación de la nueva señalización que limita la velocidad de las carreteras convencionales a 90 kilómetros por hora (anteriormente, si disponían de un arcén de 1,5 metros estaba permitido circular hasta los 100 km/h), Pastor señaló que “como la accidentalidad en este tipo de carreteras convencionales sigue siendo alta —el 75% de los accidentes mortales que se producen son en este tipo de vías— la idea es rebajar la velocidad en estas carreteras y rebajar, por lo tanto, la accidentalidad”. En el ejercicio anterior, de las diez personas fallecidas en accidentes de tráfico en la provincia, siete perdieron la vida en vías convencionales.

Desde la Subdelegación del Gobierno recuerdan que, en condiciones óptimas en el asfalto, la distancia de detención de un vehículo a 90 kilómetros por hora se sitúa en 70 metros. Para detener un vehículo que circule a 100 kilómetros por hora, se necesitan 84 metros.

El jefe provincial de Tráfico, además de afirmar que “sí creemos que se conseguirá reducir la velocidad” añadió que, aparte de la señalización, aumentarán la vigilancia “y, si fuera necesario, haríamos modificaciones en el trazado conforme se están llevando a cabo en otros países para que no solamente la velocidad sea un factor, si no tener bajo control todos los factores que influyen dentro de la Seguridad Vial”.

El plan de campañas de vigilancia que elaboran anualmente contempla la observación de la conducción en carreteras convencionales pero “la agrupación de Tráfico está pendiente siempre aunque no hagamos campañas, vigilamos todos los días”, dijo.

En la provincia la medida de reducción de 100 a 90 kilómetros por hora afecta a 749,90 kilómetros de siete tramos de cinco carreteras estatales, y a otro de la autonómica CL-602, en las que se han cambiado 120 señales.

Además, con esta modificación desaparecen los diferentes límites de velocidad de 90 y 100 kilómetros por hora para turismos y motocicletas, si la vía disponía o no de un arcén de metro y medio, y también se fija que la velocidad de los camiones en los 80 kilómetros por hora, y en 90 km/h en el caso de los autobuses.