06-1kama_RP-Ayuntamiento-Pedro-Arahuetes-Alfonso-Reguera-Ordenanzas-Fiscales_KAM8312
El exalcalde Pedro Arahuetes, junto a Alfonso Reguera, durante una rueda de prensa hace unos años. / KAMARERO
Publicidad

Lunes 25 de junio. 9.40 de la mañana. En el autobús de la línea circular, el 4, una señora comenta con una conocida que acaba de subir en una parada de La Albuera lo del concejal Reguera. “Sí, hija, lo vi anoche en el Facebook”. Las dos mujeres ponen al edil de vuelta y media, y de paso a la alcaldesa, mientras el ambiente en el urbano se va caldeando, no ya solo porque el aire acondicionado no funciona sino porque además el vehículo ha salido averiado del Sotillo, los frenos chirrían en cada parada, cada rotonda, a cada poco y el trayecto al hospital, que habitualmente se hace en media hora o poco más, se está alargando hasta cerca de una hora.

Poco faltó para un motín, gracias a que en Nueva Segovia hubo trasbordo a un autobús en condiciones, y refrescado de más en este caso, porque alguno ya hacía campaña para presentar un escrito “pero no una hoja de reclamaciones, tendríamos que ir al Ayuntamiento y dárselo a la alcaldesa y a Reguera, a ver si también nos quiere dar dos h…”.

Ha sido, es, la ‘comidilla’ en una ciudad en fiestas pero con poco espectáculo y las redes sociales han echado humo algunos días, porque son unos cuantos los que se la tenían guardada al hasta hace nada todopoderoso concejal de Hacienda y Urbanismo.

Al parecer, uno de ellos es quien fuera su jefe en el equipo de Gobierno municipal desde 2011 hasta 2014, el exalcalde Pedro Arahuetes, que lleva ya tiempo distanciado de la gestión política de los socialistas en el Ayuntamiento de Segovia.

Arahuetes utilizó su muro de Facebook ayer dos veces, primero para señalar que ha ganado otra vez en los juzgados al Ayuntamiento que gobernó por el impuesto de plusvalía y luego para compartir la noticia de que Alfonso Reguera había renunciado a su acta de concejal.

El día 24, tras generalizarse la noticia de las ‘amenazas’ del todavía teniente de alcalde a un oficial de la Policía Local, el exalcalde hizo este comentario en la misma red social: “Creo que es un ‘Cadáver Político’: Demasiadas polémicas y poca efectividad. Si va en las siguientes listas, auguro un mal resultado electoral municipal para el Psoe. Salu2”.

Entre los comentarios que recibió esa ‘entrada’ en el muro de Arahuetes se encuentra uno del presidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos de los Barrios Incorporados, Ángel Tuñón, quien ya tuviera sus ‘rifi-rafes’ con Reguera en 2016 a raíz del conocido como ‘tasazo’ del agua.

Tuñón decía el domingo en redes: “Tiene que admitir su responsabilidad, hacer rueda de prensa y dimitir. Por muy concejal que sea no puede faltar el respeto a un representante de la ley y el orden. La alcaldesa le tiene que destituir de su cargo eminentemente (probablemente quería decir inmediatamente, ya se sabe que los teclados pueden jugar malas pasadas). Debe pedir perdón públicamente y decir adiós. Si continuara en política, ¿dónde dejaría a la Policía Local? Sin credibilidad”.

También el exconcejal socialista Javier Arranz, que se enfrentó primero políticamente a Reguera, a quien disputó la secretaría general de la agrupación local del PSOE en la capital segoviana, y después derivó hacia lo personal, tomó paret en el debate: “Menos mal que tarde o temprano lo que algunos en su día denunciamos la poca calidad humana y lo impresentable de su comportamiento de este personaje sale a la luz, lo que algunos vivimos compartiendo equipo de Gobierno en la ciudad de Segovia fue simplemente insufrible, traidor, desleal, y ahora ya sabemos públicamente que un impresentable, no me alegro de las desgracias de nadie, pero una cura de humildad no le vendría mal”.

Ayer mismo Arranz echaba más leña al fuego, también en Facebook: “dice el refranero popular que en todos los pueblos hay un tonto y una cigüeña, al parecer en el mío ha dimitido uno de los dos… #ElKarmaExiste #CuritadeHulmidad #ElYoyitasGoOut”.

Otro de los frentes abiertos por Reguera ha sido la Policía Municipal. Desde el Sindicato Profesional de Policías Municipales (SPPM), esta vez en Twitter, le despedían así ayer: “Hiciste de la soberbia y la arrogancia tu forma de vida política, y ellas han labrado tu destino. Que te vaya bonito, pero lejos de la vida pública, cuyos valores no supiste, ni quisiste representar. Bye bye Sr. Reguera. PD: La dignidad de un Policía Local”.