9_2-gente
En Segovia hay más de 6.000 parados y poco más de la mitad reciben una prestación por desempleo. / MARTA HERRERO
Publicidad

Los datos del paro del mes de julio son muy positivos para la provincia segoviana, con un nuevo descenso en el número de desempleados, que se quedó en 6.335 (234 menos que el mes anterior, un -3,65%).

Pero no todas las personas que están sin trabajo perciben una prestación por desempleo, sino que estas ayudas llegaron en el último mes a poco más de la mitad de los parados, en concreto a 3.278 segovianos, el 51,7 por ciento.

La mayoría de las prestaciones que se concedieron eran contributivas, con 1.666 beneficiarios; y subsidios por desempleo, con 1.275 perceptores. Asimismo, en Segovia 299 personas recibieron la Renta Activa de Inserción y 38 estaban en Programas de Activación de Empleo.

La cuantía media percibida fue de 746,90 euros, alcanzando la nómina total de las prestaciones por desempleo en Segovia los 2.799.000 euros. Al pago de las prestaciones contributivas se destinó una partida de 1.972.000 euros; a los subsidios, 677.000 euros; a la renta Activa de Inserción, 131.000 euros; y al Programa de Activación de Empleo, 19.000 euros, según los datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

Este balance pone también de manifiestos que de los 3.278 beneficiarios de estas ayudas, 705 eran de origen extranjero —526 procedentes de otros puntos de la UE y 179 de países extracomunitarios—.

Por lo que respecta a Castilla y León, las personas desempleadas perceptoras de prestaciones fueron 64.315 en el último mes, por lo tanto hay 74.930 personas inscritas que no perciben prestaciones de desempleo, y en España la cifra alcanza el 1.420.875. Según Comisiones Obreras, “la tasa de cobertura continúa siendo muy baja en nuestra Comunidad y las personas que perciben algún tipo de prestación sólo significan el 50,9 por ciento del total, mientras que en España la tasa de cobertura es del 57,5 por ciento”.

Por ello, el sindicato pide al Gobierno a definitiva tramitación por Ley de una ‘renta mínima de inserción’, que venga a proteger a las personas y a las familias en las que no se tiene empleo, ni ingresos, y que debe ser complementaria con las prestaciones autonómicas.

Compartir