Padre Claret, colapsada a mediodía./KAMARERO
Publicidad

Al llegar el 2 de mayo, los segovianos afrontan su propia defensa del Parque de Monteleón de los embates no de las tropas napoleónicas, sino de los miles de turistas que llegan de la vecina Madrid aprovechando el ‘tirón’ festivo del Día de la Comunidad.

La combinación entre el volumen de tráfico procedente de Madrid, la jornada laboral en la capital y las obras en la variante SG-20 y en algunas de las vías más importantes fue más que suficiente para colapsar la ciudad en las horas centrales del día, provocando retenciones de hasta media hora para trasladarse de un extremo a otro de la ciudad.

A partir del mediodía, la masiva presencia de público en las calles de la capital anunciaba ya la más que previsible adopción de medidas preventivas, como el corte de tráfico al centro histórico, donde los actos del Dos de Mayo de la Academia de Artillería y la exhibición de alumnos de Educación Física en la Plaza de la Artillería introdujeron puntualmente más elementos de presión al tráfico.

El momento más complicado se registraba a primera hora de la tarde, coincidiendo con la salida de los alumnos de los colegios, el  final de la jornada laboral  y la incesante llegada de turistas. Los cuatro aparcamientos de pago de la capital pusieron el cartel de ‘completo’, lo que originó problemas sobre todo en la Plaza Oriental, donde muchos vehículos trataban de acceder en vano para estacionar su vehículo.

El tráfico constituyó un verdadero problema en zonas como Via Roma, Padre Claret y Ezequiel González; y en esta última calle de manera especial por el desarrollo de las obras que cortan uno de los dos carriles en sentido ascendente, lo que provocó retenciones de hasta 20 minutos en la Cuesta de los Hoyos.

En cuanto al turismo, las visitas a los principales monumentos y el ‘turismo gastronómico’ en los restaurantes de la capital mantuvieron bien alta la afluencia, espoleada por la Feria de Artesanía y por un magnífico tiempo primaveral.