Manifestación de repulsa a las agresiones a profesionales sanitarios./ E. A
Publicidad

La profesión sanitaria conmemora un año más el Día Nacional Contra Agresiones en el Ámbito Sanitario y el Colegio de Médicos de Segovia se suma a las denuncias de instituciones y personas que, de un modo u otro, han sido víctimas de algún acto de este tipo. La Atención Primaria y las mujeres siguen siendo las principales afectadas por esta lacra que daña a la profesión médica y a la sociedad.

Enrique Guilabert, presidente del Colegio segoviano, asegura que manifestará su “total rechazo a estos comportamientos tantas veces y tantos años como haga falta, hasta que entre todos consigamos que se acaben los episodios de violencia en nuestras consultas, centros de salud y hospitales”.

Según el doctor Guilabert, lo más importante en estos momentos es que los profesionales de la Sanidad continúen denunciando cualquier agresión, ya sea física o verbal, puesto que en los últimos años “hemos conseguido mejorar el sistema de notificaciones y la interposición de denuncias está siendo más efectiva que nunca, pero es necesario registrar estas agresiones”.

A raíz de la Instrucción 3/2017 de la Secretaría de Estado de Seguridad sobre medidas policiales a adoptar frente a agresiones a profesionales de la Salud y la aparición de las figuras de los interlocutores de Policía Nacional, Guardia Civil y del interlocutor Sanitario, los mecanismos de defensa y seguridad ante pacientes y familiares violentos, así como el protocolo de actuaciones a seguir, han mejorado, según Guilabert. Sin embargo, tal y como reconoce el presidente del Colegio de Médicos de Segovia, “si no se hace uso de estas herramientas y seguimos pasando por alto algunas actitudes que puedan parecernos menos graves, continuaremos sin erradicar de todo las agresiones en nuestro ámbito de trabajo”.

En este sentido, y a falta de conocer los datos del último trimestre del año que próximamente hará oficiales la Consejería de Sanidad, entre los meses de enero y septiembre de 2018, se dieron, en total, en Castilla y León, 395 casos de agresión en los que se vieron afectados 437 trabajadores, de los cuales, 167 fueron médicos.

En Segovia, el número de profesionales sanitarios que se vieron involucrados en una veintena de incidentes fue de 22, siendo diez los médicos agredidos. Además, según datos de la sección de agresiones al personal de centros sanitarios del Observatorio de la Comunidad de Castilla y León, en la provincia de Segovia quienes sufrieron principalmente esta lacra fueron los médicos de Atención Primaria, con dieciséis partes registrados en este periodo. Aunque se desconocen cifras provincializadas del número de mujeres y el número de hombres que fue víctima de estos episodios, sí existe este dato a nivel regional, que cifra en 96 los trabajadores agredidos y en 341 las trabajadoras agredidas. “Este patrón no suele cambiar”, indica Enrique Guilabert, para quien estos actos “de cobardía y falta de respeto” no tienen justificación y deben ser condenados en cualquier caso puesto que terminan repercutiendo en el funcionamiento del sistema sanitario.

 

Asesinato de Eugenia Moreno Este año se cumplen diez   años del asesinato de la doctora María Eugenia Moreno en el centro de salud de Moratalla. Desde entonces, la profesión sanitaria conmemora el Día Nacional Contra las Agresiones en el Ámbito Sanitario cada 16 de marzo, con el objetivo de concienciar a la sociedad para acabar con las faltas de respeto, las coacciones, las amenazas y las agresiones en el ámbito sanitario y también con el de animar a los médicos y trabajadores sanitarios para que no pasen por alto ni uno solo de estos episodios.