Ángel Ibáñez, segundo por la derecha, junto a Francisco Vázquez y varios diputados, ayer en el Palacio Provincial. / kamarero
Publicidad

El presidente de las Cortes de Castilla y León, Ángel Ibáñez, ha realizado una visita institucional a la provincia de Segovia, donde ha conocido la Diputación y se ha interesado por los cometidos y el trabajo de una institución que ha querido poner en valor. A preguntas de los medios sobre el valor de las diputaciones, tan cuestionado últimamente, Ángel Ibáñez ha asegurado que “hay instituciones propias, como las diputaciones, que mejoran y refuerzan el autogobierno de nuestra comunidad, y que cada día influyen más en la vida de los castellanoleoneses”. Para Ángel Ibáñez, esta era su primera visita a Segovia como presidente de las Cortes regionales, en el Palacio Provincial ha sido recibido por el presidente de la Diputación de Segovia, Francisco Vázquez, y varios diputados. “He tenido la oportunidad —ha señalado— de ir conociendo algunas de las diputaciones en las nueve provincias de Castilla y León. Las Cortes se ubican físicamente en Valladolid, pero representan a las nueve provincias de la comunidad autónoma, y por eso es bueno que no nos centremos puramente en el trabajo en Valladolid, y nos centremos en el resto de provincias también”. A su juicio, es “fundamental” poner en valor las instituciones más cercanas a todas las personas que viven en Castilla y León, “para que las condiciones de los paisanos sean las mejores posibles y también por establecer marcos de colaboración y contacto permanente entre las instituciones”. Ángel Ibáñez se ha referido al Procurador del Común, con capacidad para recibir las quejas y reclamaciones de los ciudadanos; el Consejo de Cuentas, que se encarga de la evaluación de la actividad de la administración pública; y otras, como el Consejo Consultivo, que en materia de contratación cada vez está teniendo mayor impulso y dinamismo.

Sobre el funcionamiento e imagen que se ha llevado de la Diputación de Segovia, el presidente de las Cortes reconoce que la institución segoviana “puede dar buen ejemplo en el ámbito de la modernización”. “Siempre se pueden poner en común esas experiencias que sean positivas para implementar en instituciones hermanas”, ha apuntado.

En cuanto a la posibilidad de que en la próxima legislatura en las Cortes de Castilla y León entren más grupos políticos en el Parlamento, Ángel Ibáñez cree que la pluralidad política es el reflejo de la voluntad de los ciudadanos, “y las Cortes tienen que ser respetuosas con esa pluralidad”. “Creo —ha añadido— que las instituciones siempre han de estar por encima de las personas y de voluntades personales, tienen que adaptarse a las circunstancias que emanen de la voluntad de las urnas y hacerlas funcionar con normalidad”.

La participación en las próximas elecciones municipales, autonómicas y europeas va a ser fundamental, como se así ocurrió en las generales de hace menos de un mes. En este sentido, el presidente de las Cortes opina que “institucionalmente el nivel de legitimidad es óptimo en función de los niveles de participación”. En su opinión, la participación en las elecciones “acredita el nivel de legitimidad, y del resultado que den las urnas el próximo 26 de mayo, serán unas Cortes plurales, donde quiero recordar que cada uno de los procuradores que están allí representan los intereses de toda Castilla y León, y no solo los de su provincia. Por eso, esperamos que la conformación de la Cámara permita el desarrollo de un gobierno que sea bueno para Castilla y León”.