Carnaval infantil
Comparsa escolar del Colegio Cooperativa Alcázar de Segovia, con la temática de ‘Los fogones’. / NEREA LLORENTE
Publicidad

La Chicuelina abría el desfile del Lunes de Carnaval, el día dedicado a los niños, seguida de una marchosa comparsa escolar, la de la Asociación de Madres y Padres del Colegio Elena Fortún, del barrio de Nueva Segovia, que ha sido una de las gratas sorpresas este año, con sus decenas de molinillos de colores de casi todos los tamaños, desde los más pequeños, alumnos de Primaria, a orgullosos papás.

El lunes se había convertido en los últimos años en la jornada más multitudinaria del Carnaval segoviano y este de 2018 puede volver a lograr el primer puesto en participación, al congregar a un puñado de comparsas escolares, con muchos integrantes cada una, el futuro de la fiesta, y decenas de familias con niños pequeños, con o sin disfraz, que, además de contemplar el desfile disfrutaron después de la fiesta que la Concejalía de Cultura, con el consenso de las siete comparsas oficiales, tenía preparada en la Plaza Mayor. La prueba más evidente es que un poco antes de las siete el acceso a la plaza desde la Calle Real estaba prácticamente colapsado por carritos de bebé.

Otra Asociación de Padres y Madres de Alumnos, la del Colegio Alcázar de Segovia, eligió como temática ‘Los fogones’, con niños convertidos en paellas, ensaladas, hamburguesas o huevos fritos con bacon llevados de la mano por todo un ejército de chefs. A su paso sonaba la popular ‘Barbacoa’ de Georgie Dann.

Otra comparsa escolar que participó en el desfile fue la del Colegio Carlos de Lecea, en este caso con disfraces alusivos a la seguridad vial. A un numeroso grupo de señales de tráfico se sumaron vehículos de bomberos, ambulancias, Policía, del Ejército de USA y hasta un entrañable radar de corta edad ¡Quién lo iba a decir!

Coherentes con la temperatura ambiente, niños y padres de la Escuela infantil municipal La Senda iban de pingüinos, muy elegantes ellos, acompañados de un híbrido de perro-pingüino, seguidos por la Comunidad de Aprendizaje del Colegio Martín Chico, de San Lorenzo, que este año han hecho un homenaje al árbol y a la obra del insigne maestro y pedagogo Martín Chico Suárez, que da nombre al centro, autor del libro ‘Mi amigo el árbol’ (1910).

Hay que destacar que los colectivos procedentes de centros educativos suelen elegir temáticas relacionadas con proyectos educativos que están desarrollando durante el curso. Así ocurre con el de Martín Chico, que además celebra el 50ª aniversario de su creación, o la cooperativa Alcázar con la seguridad vial.

A continuación desfilaron los miembros más jóvenes de cuatro de las siete comparsas oficiales del Carnaval, los fieros vikingos de Semaforitos, las hormiguitas de Pasitos, los bandoleros y bandoleras de Vacceos y los deslumbrantes personajes del mundo submarino de La Semifusa.

Desde la localidad de Encinillas llegó una comparsa infantil que ya en 2017 dio que hablar con su ‘Costurero loco’, pero en esta ocasión han puesto la nota cálida al frió febrero castellano desde la sabana africana con personajes del musical ‘Rey León’.

Un elefante de colorines muy conocido por los más pequeños, Elmer, se ha multiplicado por el efecto mágico de la imaginación de los integrantes del Taller Municipal de Animación a la Lectura, con otros personajes de sus cuentos, que cerraba el desfile con el acompañamiento musical de la Escuela de Dulzaina del Cristo del Mercado que, obviamente, tocó más de una vez la conocida canción infantil de “Un elefante se balanceaba sobre la tela de una araña…”

Más adelante, en la Calle Real, se ‘coló’ una familia de cinco Osos Panda muy logrados, un ejemplo de las muchas familias que salieron a la calle con disfraz, sobre todo los más pequeños.

La entrada en la Plaza Mayor fue apoteósica, pues los molinillos se revolucionaron y lo pasaron en grande con la música y los bailes que proponía la charanga Chicuelina. Una vez allí, a los niños participantes les esperaba una chocolatada preparada por la Asociación de Cocineros y una fiesta infantil con el grupo de batucada infantil Nación Colegui, dirigido por Ronny Vasquez y una discomóvil a cargo de Disco Street.

El carnaval se pinta con “miles” de colores

Alrededor de 200 niños se acercaron, acompañados de padres, madres, abuelos, abuelas… al Centro Cultural San José para participar en el Concurso Infantil de dibujo Disfrázate y Pinta tu Carnaval. No todos fueron disfrazados pero sí un buen porcentaje; se vieron varios superhéroes, princesas, el Yoda Sergio (de Star Wars), calabacitas, animalitos, etc.

Esta actividad lleva celebrándose varios años en la Sala de Estudio y Lectura de este centro municipal, que completa el aforo, y hay algunos pequeños que repiten, incluso ganadores de otras ediciones que se esfuerzan un poco más si cabe por mejorar sus composiciones pictóricas.

Desde el más pequeño de solo un añito y los mayores, de 12, todos recibieron a la entrada folios, un lápiz, una goma de borrar y pinturas, ceras o rotuladores, y después de entregar el dibujo fueron premiados con una bolsa de ‘chuches’.

Una actividad valorada por los padres porque en el cole han dado vacaciones estos días a los niños y no es fácil llenar las mañanas de actividades tan creativas como pintar. Una pequeña de cuatro años lo tenía claro: “con miles de colores se pinta todo el Carnaval”.

Compartir