La Hermandad del Rocío, en la Procesión del Encuentro del Domingo de Pascua del pasado año./ KAMARERO
Publicidad

La Junta de Cofradías de la Semana Santa segoviana ha expresado su apoyo a la Hermandad de Nuestra Señora del Rocío tras la decisión del obispado de prohibir el traslado procesional de su imagen titular prevista para el próximo domingo hasta su nueva sede canónica en la iglesia de San Sebastián. En una nota de prensa, el colectivo cofrade segoviano lamenta que el devenir de los acontecimientos y el modo de anuncio de la decisión episcopal “haya generado división en lugar de la unión y la devoción que la Hermandad buscaba con este acto de piedad”.

Las cofradías lamentan “profundamente” los “malentendidos y errores que han desembocado en esta drástica decisión, que en su opinión “se habrán producido sin intención de hacer mal o de suplantar o ningunear a la autoridad diocesana”, y expresan su confianza en  que “de este fallo todos aprendamos a gestionar estos delicados asuntos con mayor profesionalidad en el futuro”.

“Como cristianos que somos los cofrades, acatamos con religioso obsequio las decisiones tomadas por la Iglesia –asegura la nota- y lo hacemos no por temor sino por amor a la que sabemos que es nuestra madre, que debe mirar siempre por el bienestar de todos. Sin embargo, como hijos que somos, también nos sentimos con la confianza de expresar nuestro malestar ante la situación que este malentendido ha creado”.

Asimismo, señalan que las procesiones “son manifestaciones públicas de nuestra fe cristiana. En ellas no sólo sacamos a las calles nuestras tallas, nuestras tradiciones o nuestro folclore, sino que hacemos protestación pública de nuestra fe en Jesucristo y nuestra pertenencia a su iglesia”, y reconocen que la posición de las cofradías en la sociedad “no es fácil, porque pese a nuestra inquebrantable adhesión a la Iglesia, nuestros principales actos se desarrollan en las calles”. “Esto hace que tengamos que atenernos a las normas que todo ciudadano debe seguir a la hora de realizar un acto público, con las consiguientes dificultades que esto conlleva”, precisa el comunicado.

La Junta de Cofradías concluye pidiendo “perdón” por el error y “proponiendo enmienda para el futuro”, pero lamenta “el modo de proceder en la ejecución de la sanción, sobre todo por la situación de división y crispación que ha generado en la Iglesia y en la sociedad segoviana”.