accidente-espirdo
El primer accidente mortal del año tuvo lugar en Espirdo y se cobró la vida de una mujer de 43 años. / EL ADELANTADO
Publicidad

La siniestralidad en las carreteras volvió a registrar unos datos muy elevados en 2017, incrementándose el número de víctimas mortales en toda España, frenando así la tendencia a la baja conseguida en los últimos años. En concreto, según los datos de la Dirección General de Tráfico (DGT), en el último año se produjeron 1.067 accidentes mortales en vías interurbanas, en los que fallecieron 1.200 personas y se contabilizaron 4.837 heridos hospitalizados, lo que supone un aumento del 3 por ciento en lo que a accidentes mortales (+28) y fallecidos (+39) se refiere.

En esta estadística, Castilla y León se situó un año más como una de las comunidades autónomas con peores datos de siniestralidad, solo por detrás de la Rioja y Castilla-La Mancha, con 123 finados en accidentes de tráfico en vías interurbanas de la región. En 2016 fueron 124.

Sin embargo, en Segovia se produjo un descenso en el número de víctimas mortales en las carreteras de la provincia, pasando de las catorce de 2016 a las diez del último año, lo que supone un 28,5 por ciento menos.

LOS ACCIDENTES La lista de siniestros mortales en las vías provinciales se abrió el 2 de febrero, cuando una mujer de 43 años, M. B. P. S., falleció a consecuencia del choque de la furgoneta que conducía con un autobús que viajaba en ese momento sin pasajeros. El suceso tuvo lugar en la carretera V-2221, a tres kilómetros de la localidad de Espirdo.

Durante el primer cuatrimestre no se registraron más accidentes mortales, pero en el mes de mayo hubo dos. El 14 murió un hombre de 34 años en Cuéllar, tras una colisión, al invadir el coche que conducía el carril contrario y chocar de manera frontal contra un camión. El finado, S. K. R., era de nacionalidad búlgara y vivía en la localidad burgalesa de Melgar de Fermental. Y el 30 de mayo, murió otro hombre, también como consecuencia de una colisión entre un turismo y un camión de transporte de ganado en la SG-211, en el término municipal de Tabanera la Luenga.

Ya en junio, otro varón perdió la vida al salirse de la vía su turismo, en la localidad de Ayllón, y dar varias vueltas de campana. En julio no hubo fallecidos en las carreteras segovianas.

El 22 de agosto, un hombre de 69 años, A. R. M., murió al volcar su turismo en la vía SG-P-2222, en el término de Torreiglesias. Y el 13 de septiembre tuvo lugar uno de los accidentes más dramáticos del año pasado, al morir atropellado el ciclista Manuel Gea por un camión en el cruce de la N-VI con la N-603.

En octubre también se registró una víctima mortal, el día 31. Se trataba de J. C. A. C., de 36 años, un joven de Valsaín que falleció tras colisionar su coche con un todoterreno en la N-603, en el término municipal de La Losa.

Pero noviembre fue el mes con mayor número de siniestros, registrando tres accidentes mortales en apenas diez días, con otras tantas víctimas. El día 2 falleció un hombre al colisionar su coche con un camión, en la N-VI, a la altura de Labajos; el día 8 murió un camionero de 40 años, E. S. S., como consecuencia del vuelco del camión en el que viajaba en la AP-61, en La Losa; y el día 12, un hombre de 62 años, J. L. C. S., falleció tras sufrir un accidente en la SG-722, en Vegas de Matute.

Un ciclista atropellado

Manuel Gea, impulsor del ciclismo en la comarca de El Espinar, falleció el pasado 13 de septiembre con 71 años al ser arrollado por un camión en el cruce de la N-VI con la N-603, en la travesía de San Rafael. Su muerte fue llorada por toda la provincia, sobre todo por los amantes del ciclismo y por los vecinos de San Rafael, donde Gea residía y era conocido por todos.

De hecho, el día siguiente al siniestro, la alcaldesa de El Espinar, Alicia Palomo, aseguraba que “todo el pueblo está destrozado”. “Vamos a decir ¡basta ya! a este tipo de accidentes, necesitamos una solución urgente para que no vuelva a ocurrir ni un caso más de atropello”, añadió.

Once días después del siniestro, El Espinar rindió un sentido y multitudinario homenaje a Manolo Gea.

El número de accidentes mortales ocurridos entre semana desciende un 30 por ciento

La Comisión Provincial de Tráfico y Seguridad Vial, que reúne de manera periódica en la Subdelegación del Gobierno en Segovia, analiza los detalles de los accidentes registrados anualmente en la provincia.

En este sentido, cabe destacar que en 2017 se observó una reducción de los accidentes mortales ocurridos entre semana, en concreto un 30 por ciento menos —siete en 2017 frente a diez en 2016—, mientras que en fin de semana se mantuvieron las mismas cifras (tres).

En cuanto a las franjas horarias, la reducción se localizó entre las 7.00 y las 20.00 horas.

Por tipo de carreteras, en el año 2017 no se registraron víctimas mortales en las autovías que atraviesan la provincia, mientras que fueron dos en 2016; en autopista y carretera convencional hubo una víctima mortal menos. En 2017, de las diez víctimas mortales, nueve fallecieron en siniestros en carretera convencional.

Teniendo en cuenta la edad de los fallecidos, cuatro víctimas se encontraban entre los 25 y los 44 años; y seis tenían más de 55. Todos eran conductores. De hecho, en el último año no hubo muertos entre ocupantes y peatones.

Por tipo de accidente, disminuyeron las colisiones y las salidas de vía. Sin embargo, sí que se produjo un aumento en las colisiones frontales, una más, aunque esto supone un incremento del 33,3%.
Por vehículo, en 2017 hubo un accidente mortal con bicicleta. Sin embargo, no se registraron siniestros mortales con motocicletas por dos que hubo en 2016.

Compartir