Las instalaciones de los cuarteles ofrecen condiciones deplorables, según la AEGC./ EL ADELANTADO
Publicidad

La  denuncia realizada la pasada semana por la Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC) sobre las precarias condiciones de medios materiales y humanos del Instituto Armado en la provincia, que en su opinión «pone en serias dificultades a los guardias civiles de Segovia y ofrece a los segovianos una seguridad de tercera» no ha pasado desapercibida para la Subdelegación del Gobierno, cuya responsable reconoció las deficiencias denunciadas por la asociación, pero aseguró que en ningún caso comprometen la seguridad de una provincia “con unos ratios de delincuencia y de resolución de delitos que así lo atestiguan”.

Lirio Martín aseguró que tanto la Guardia Civil como el resto de las Fuerzas de Seguridad del Estado han sufrido “unos años duros que han diezmado las plantillas en toda España, fruto del maltrato que la Administración Pública ha sufrido  con motivo de la crisis y de la aplicación de políticas restrictivas”. Así, reconoció que la AEGC  “tiene razón en sus demandas, y este Gobierno está dando pasos para incrementar las plantillas con nuevas ofertas públicas de plazas con las que se repondrán las plazas perdidas estos años”.

Pese a ello, indicó que estas carencias no impiden que la seguridad en la provincia esté “garantizada” y avaló esta afirmación al asegurar que las ratio de delincuencia y de resolución de delitos son sensiblemente más destacadas que en el resto de la región.

Por otra parte, la subdelegada señaló que el Ministerio del Interior está trabajando para la creación de un cuartel de la Guardia Civil en La Lastrilla, con el objetivo de mejorar su operatividad en el alfoz de la provincia.