La Virgen de la Fuencisla procesionará sin manto en la novena de septiembre

El proceso de restauración de la talla de la Virgen de la Fuencisla se encuentra en su última fase y se desarrolla en el Centro de Restauración de Bienes Culturales de Simancas (Valladolid)

9

La restauración de la Virgen de Fuencisla que se desarrolla en el centro de Restauración de Bienes Culturales de Simancas, en Valladolid, entra en su última fase, después de que la talla fuese trasladada al Centro en el mes de marzo, unos semanas después del robo sacrílego de las Coronas de la Virgen que tuvo lugar en el Santuario de la patrona de Segovia.

El director general de Patrimonio de la Junta de Castilla y León, Enrique Sainz, el delegado de Patrimonio de la Diócesis de Segovia, Miguel Ángel Barbado, la presidenta de la Cofradía de la Fuencisla, Julia González Herrero, y la directora del Centro Milagros Burón, acompañados por camareras de la Virgen han comprobado in situ los trabajos de restauración de la talla policromada del siglo XV.

Es la primera vez que se hacía un análisis de la pieza tan exhaustivo y tras un estudio previo con diferentes analíticas y fuentes de iluminación se ha asentado la policromía, después se ha procedido a la limpieza de diferentes capas y estratos que alteraban los volúmenes de la imagen y, por último, se trabaja en la reintegración cromática para igualarlo a la policromía original.

Procesión en el novenario. La Virgen de la Fuencisla estará en Segovia completamente restaurada en el mes de septiembre para participar en el novenario que se celebrará del 21 al 30 de ese mes.

Fuentes de la Diócesis han explicado que el propósito es que la Virgen procesione con las coronas, también restauradas, y sin el manto, para que la gente pueda ver la imagen en sí.

Después de la Novena, la Junta pretende hacer una exposición explicativa con el proceso de restauración y las diferentes actuaciones llevadas a cabo en la talla para que la gente pueda ver cómo ha sido todo el proceso de restauración.

El robo de las coronas. El 20 de enero el Santuario de la Virgen de la Fuencisla amaneció con el sobresalto del robo, que rápidamente saltó a todos los medios locales y nacionales. Cuatro días después, el 24 de enero, miembros de la Policía Nacional encontraban las joyas escondidas en un paraje próximo al Santuario con la ayuda de un equipo cinológico y perros rastreadores.

Solo dos días después, el 26 de enero, efectivos de la Policía detenían a dos hombres acusados como principales sospechosos del robo, uno de 39 años de edad y otro de 26 años, que se entregó voluntariamente y que tras haber prestado declaración fueron llevados a prisión.

Uno de los detenidos fue puesto en libertad condicional a mediados de junio una vez que los informes policiales de ADN arrojaron resultados negativos y no han podido probar su vinculación con los hechos, mientras que el segundo espera correr la misma suerte.

Además, el Ayuntamiento decidió condecorar al Cuerpo Nacional de Policía por su “labor efectiva” en la localización de las coronas que le fueron robadas a la Virgen de la Fuencisla