La subdelegada del gobierno confía en la pronta resolución de la última oleada de robos

María Teresa Rodrigo Rojo dejará su cargo con la ‘espinita’ de no ver terminada la obra del desdoblamiento de la carretera SG-20

1

La subdelegada del Gobierno en Segovia, María Teresa Rodrigo Rojo, mostró ayer su confianza en que puedan ser resueltos los últimos robos cometidos en algunas localidades de la provincia, como Frumales o Fuentepiñel, que continúan investigándose por parte de las fuerzas de seguridad.

Así lo dijo ayer durante un encuentro con los medios de comunicación celebrado a modo de despedida de su cargo, antes de volver a su situación laboral anterior, de médico de familia en el Centro de Salud de Santo Tomás, en Segovia capital, una vez que pase un curso de reciclaje de tres meses de duración.

Rodrigo Rojo agradeció a los periodistas el trato dispensado, e hizo un rápido balance de sus cuatro años como representante del Gobierno central en la provincia.

En este sentido reconoció irse con la «espinita clavada» de no ver finalizada la obra de la circunvalación SG-20, que ha quedado pendiente —dijo— de la disponibilidad económica.

Siempre en tono de despedida y a la espera de que el nuevo delegado del Gobierno en Castilla y León, Ramiro Ruiz Medrano, nombre a quien la sustituya, Rodrigo Rojo señaló que su trabajo le ha parecido «muy interesante» aunque a veces cargado de tensión, como cuando se han producido nevadas que han bloqueado carreteras, o cuando se han producido sucesos con resultado de muerte. Además destacó la cordialidad que ha podido mantener con el resto de instituciones y con los medios de comunicación en este tiempo.