La realidad de Bagdad a través de la literatura

Escritores iraquíes hablaron sobre la función que tienen de transmitir su cultura

Raro es el día que no se habla por televisión sobre noticias relacionadas con Irak, muchas de ellas y casi la mayoría, versan sobre las muertes a consecuencia de un atentado terrorista.

Abdul Hadi Saadoun, Bahira Abdulatif y Al-Ramli debatieron ayer en La Alhóndiga sobre la situación de su país visto desde la prespectiva de la literatura, todo ello mediado con a través de la coordinadora de Casa Árabe, Nuria Medina.

No fue una charla más, alrededor de medio centenar de personas fueron testigos de una visión de Irak, y del mundo árabe en general, totalmente diferente a la que muestran en los medios de comunicación. En este caso la literatura fue la pantalla de de la televisión.

El primero en hablar fue Muhsin Al-Ramli, escritor, poeta, traductor, hispanista y académico, Muhsin es quizá el autor iraquí más prolífico de los últimos años.

Entre sus obras destacan novelas como ‘Dedos de dátiles’, ‘Naranjas de Bagdad y amor chino’, ‘Los jardines del presidente’.

También fue premiado por varios de sus relatos, ‘Dedos de dátiles’ llegó a ser finalista al premio internacional Booker de la novela árabe en 2010.

Su vida, como la de muchos otros inmigrantes, está “dividida” porque vaya a donde vaya sigue siendo “extranjero”.

Sin embargo, su legado literario es cien por cien iraquí, recuerda que “todos tenemos aún muchas heridas, por esa misma razón no puedo hablar sobre mi nueva vida, tengo que recordar lo que ha ocurrido en mi país”.

Por su parte, Bahira Abdulatif, que se dio a conocer en España por ser la fundadora de la editorial de difusión cultural en árabe ‘El Aleph 2000’, además de por su trayectoria profesional como traductora, intérprete y escritora, explicó a los asistentes que el objetivo principal que tiene en España, no es otro que “ser la voz de su país”, ya que muchas veces las informaciones que llegan distan muy “lejos” de la realidad. También quiso hacer ver que la “vergüenza” del exilio tiene su lado positivo, puesto que se convierte en un “trabajo de taller” que permite generar historias que difícilmente podrían ser contadas sin haberlas vivido.

El hispanista, editor, poeta y profesor de universidad entre otras muchas dedicaciones, Abdul Hadi Saadoun, compartió las mismas sensaciones que sus colegas intelectuales iraquíes. Hizo mención sobre la tragedia que viven ahora sus compatriotas, pero recuerda que la guerra no empezó con la caía del Sadam Hussein, sino que viene de mucho antes y eso es algo de no que no se ha hablado en los medios de comunicación. Por esa misma razón, siente que “representante” de su pueblo, y que su manera de “luchar” es la palabra.

Por último, los tres recordaron que la mejor manera de conocer la realidad de su país, es a través de la literatura, con lecturas como “Las mil y una noches”, o “El collar de la paloma”. Sólo por este camino se podrá conocer mejor Irak.

FuenteGUILLERMO HERNÁNDEZ 
Compartir