La Policía Nacional ofrece consejos a los mayores para elevar su nivel de seguridad

Numerosos jubilados y pensionistas asisten a la charla de un inspector de la Comisaría.

1

La Policía Nacional de Segovia continúa con su campaña informativa dirigida a las personas mayores para evitar delitos en sus viviendas y aumentar su seguridad, con unas jornadas que forman parte de la aplicación del ‘Plan Mayor’ y con las que está manteniendo encuentros con distintos colectivos.

Así, un inspector de Participación Ciudadana del Cuerpo Nacional de Policía de la Comisaría de Segovia ha visitado el Centro de Mayores del barrio de San José para exponer asuntos relacionados con la prevención de delitos.

La subdelegada del Gobierno, Pilar Sanz, explicó que el ‘Plan Mayor’, de carácter nacional, “tiene como objetivo alertar, prevenir y proteger a nuestros mayores, pidiendo su colaboración y aconsejándoles con pautas de actuación”.

Entre los consejos que la Policía Nacional plantea, se encuentra la necesidad de tener mucha cautela antes de abrir la puerta del domicilio a desconocidos, aunque aseguren que pertenecen a algún ente público o privado.

Les piden que no se fíe e identifique a los supuestos trabajadores de los servicios técnicos; contacte con la empresa para comprobar la veracidad de lo que le manifiestan, llamando a su número de teléfono.

Igualmente hacen hincapié en que no marquen números de teléfonos que empiecen por 905, por 803 o por 806, ya que las llamadas tienen un coste muy elevado

“Tenga especial atención y cuidado en los bancos y cajeros automáticos, no facilite contraseñas y procure ir acompañado de otra persona”, asegura la Subdelegación. En estos lugares es donde los delincuentes observan que personas retiran cantidades elevadas de dinero para luego intentar sustraérselo.

Nuevos timos

Por otra parte, la subdelegada hizo hincapié en que la Comisaría de Segovia ha detectado una nueva modalidad delictiva, que consiste en que dos personas con aspecto agradable y perfectamente vestidas se acercan a una vivienda, con el pretexto de medirla para una reparación en la comunidad de vecinos o para una supuesta Inspección Técnica del Edificio. Mientras una de las personas entretiene a quien se encuentra en la vivienda, pidiéndole colaboración para realizar las mediciones (como sujetar el metro), la otra aprovecha para hurtar en habitaciones contiguas.

Asimismo, “y sin ánimo de generar alarma”, la subdelegada recuerda algunos modus operandi de hurtos y estafas que el inspector de Participación Ciudadana explicó, como el de la mancha en la ropa, donde tras salpicar alguna prenda de vestir de la víctima, los ladrones luego se ofrecen a limpiarle de forma cortes, y le “limpian” hasta la cartera.

También recordó el timo del tocomocho, que consiste en manipular la lista de premios de la Lotería Nacional, mostrando un décimo aparentemente premiado. Se pide a la victima un adelanto de dinero para entregarle el décimo con la excusa de no poder cobrarlo por diversos motivos.

Más conocido es el de la estampita: una persona supuestamente disminuida psíquica muestra un montón de billetes legales y ofrece cambiárselos a la víctima a cambio de una cantidad de dinero mucho menor. El paquete que finalmente le entrega no contiene dinero sino recortes de papel.

Por último, la petición de firmas para alguna ONG benéfica, suele conllevar una solicitud de un donativo, siendo la mayoría de las veces una asociación inexistente y aprovechando la carpeta para tapar la mesa, bolso de mano y dificultarte la visión de otra forma, y hurtarte la cartera o el móvil.