«La pertenencia a San Quirce a veces provoca recelos y te miran mal»

Rafael Cantalejo San Frutos, Archivero municipal y Director de la Academia de Historia y Arte de San Quirce

47

Le apasionan la Historia y Segovia; buena mezcla de saberes para quien se hizo archivero municipal hace 37 años. Después, la Academia de Historia y Arte de San Quirce le requirió para su conclave y rejuveneció así su formación. Ha sido secretario, tesorero y, desde hace diez años, es el Director de la institución cultural, heredera de la Universidad Popular, que reunió en Segovia personajes tan indiscutibles como Antonio Machado o Blas Zambrano.

— ¿Los archiveros municipales siempre formaron parte de San Quirce o el mérito es propio e intransferible?

— De la Academia de San Quirce sin ser archivero municipal, como Cronista de la ciudad, fue miembro Mariano Grau. Como era funcionario municipal tenía acceso permanente al Archivo y, sin ser archivero, sí ejerció como tal. Era una persona muy preocupada por la Historia. No solo por contar historias, sino por ir a las bases de la propia historia: la documentación. Fue académico y secretario perpetuo de San Quirce y era uno de los activistas culturales de Segovia, junto a Luis Felipe Peñalosa, Juan de Vera, el Marqués de Lozoya, y otros que constituyeron el núcleo principal de la transformación de Universidad Popular a Academia de San Quirce. Gracias a Mariano Grau podemos conocer muchas cosas del pasado histórico de Segovia, entre otras, el Acta de Proclamación de Isabel La Católica, cuyo original no se había leído hasta entonces. Él lo encontró por casualidad, metido en un pleito que estaba estudiando, porque no había ningún libro que dijera Acta de Proclamación. O sea, que el sí tuvo mucho que ver con el archivo…